Opiniones

¿COMPAÑERO DE QUE?

El Jacaguero

Por JUAN T H

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Un experto en finanzas calcula que Miguel Vargas terminará invirtiendo cerca de 40 millones de dólares, más de mil 500 millones de pesos, en su lucha contra Hipólito Mejía por la nominación presidencial del PRD.

Con ese dinero, más el aporte de empresarios amigos, Miguel habría ganado la presidencia de la República en las elecciones que perdió en el 2008. De igual manera, con esa suma el PRD seguro habría obtenido el control del Congreso con más de cien diputados y por lo menos 20 senadores en los comicios del año pasado.

Mueve a suspicacia que contra Hipólito se haya montado una campaña negativa y sucia, a un costo millonario, que no se  montó contra Leonel.  Mueve a sospecha toda la rabia y el encono, toda la difamación y la injuria, toda la calumnia y la infama en  contra de Hipólito, que es el compañero, el amigo, el dirigente y ex presidente de la República del PRD, mientras Leonel es tratado de forma respetuosa y considerada, como si fuera él, no Hipólito, el miembro del PRD.

Tan buen trato ha recibido Leonel que  Miguel no sólo reconoció su victoria la misma noche de las elecciones del 2008, sino que después, violentando la política del partido que calificó al nuevo gobierno de “legal, pero ilegítimo” por el uso de los recursos del Estado, firmó un pacto que le permite  a Leonel volver a la presidencia de la República. Gracias a ese acuerdo se aprobó una nueva Constitución que limita los derechos ciudadanos que entre otras cosas prohíbe el aborto bajo cualquier circunstancia condenando a la muerte a miles de mujeres pobres.

El que  ha actuado como socio y compañero de andanzas de Leonel es Miguel, no Hipólito. ¿Cómo es que ahora quiera invertir los hechos y decir que Hipólito es el candidato de Leonel? Contrario a otros, Hipólito no tiene cola que le pisen.

Me he preguntado muchas veces, ¿qué daño tan grande le ha hecho  Hipólito a Miguel y su gente que le dicen “hasta barriga verde”, si todos fueron altos funcionarios de su gobierno y acumularon riquezas al amparo del poder? ¿Con qué calidad los advenedizos, los que ayer odiaban y maldecían al PRD y a su líder Peña Gómez, ahora actúan como dueños y señores disponiendo y maltratando a los verdaderos perredeístas?

“Mis obras hablan por mí”, decía Miguel en un spots olvidando que eran las obras del gobierno de Hipólito, no suyo. El bueno de Hipólito que lo hizo Ministro de Obras Públicas durante cuatro años y lo apoyó incondicionalmente. Miguel maldice el intento de reelección de Hipólito, pero él fue  de los principales abanderados.

Miguel dice estar en primer lugar, que ganará 80 a 20. Pero organiza una campaña sucia contra el que tiene 20. No entiendo esa estrategia. El 80 necesita el 20 para ganar. Insultar y maldecir al que tiene 20 no es inteligente.  Así  no se logra la unidad. (El día que Miguel publica una encuesta que lo coloca en”primer lugar mucho a poco”,  su asesor  económico, ahora asesor político, le dice hasta “perro muerto”  al que necesitará luego para ganar. De verdad, no lo entiendo)

El trato que le ha dado Miguel y su gente le ha dado a Hipólito durante el proceso electoral no es el que se le da a un compañero de partido cuyas fuerzas serán necesarias para ganar el poder. Al contrario, es el trato que se le da a un enemigo.

Un compañero es alguien que te acompaña, que va contigo, que se une a ti, que comparte tus ideas, planes  y propósitos, que te respeta, de quiere o te ama. Un compañero no te traiciona, ni te lastima. No te hace daño. Miguel y su gente le está dando a Hipólito “hasta con el cubo de agua”, lo cual hace difícil la reconciliación terminada la convención.

Hipólito, seguro de su victoria, no autoriza, ni permite, una campaña sucia contra “ningún compañero, porque –lo ha dicho muchas veces- la unidad no es una palabra, es una práctica”.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top