Opiniones

Cada día trae su sorpresa

Luis González Fabra

Al parecer nos vamos acostumbrando a que cada día nos traiga un manojo de sorpresas desde el litoral oficialista.

El escándalo de los  casi cuatro mil “maestros” que cobran sin trabajar tiene tanta importancia, guardando la diferencia, como  los sobornos y la sobre valuación de Oderbreth.

En el caso de los “maestros” la denuncia no proviene de Brasil ni de ningún otro país sino del Ministerio de Educación que descubrió ese fraude colosal al realizar auditorías presenciales en las escuelas que administra.

Ha sido el propio Ministro Andrés Navarro quien ha informado que estos supuestos empleados consumían una nómina de 112 millones de pesos mensuales.

Si multiplicamos esos 112 millones mensuales por trece (hay que incluir el sueldo trece de Navidad) estamos hablando de mil 400  cincuenta y seis millones  de pesos  los cuales en un periodo de gobierno de cuatro años suman cinco mil 824 millones  que al llevados  a dólares significan 124 millones de dólares.

No es poco dinero.

Ahora bien, la pregunta es  ¿Cómo llego ese grupo de vagos y farsantes a la nómina del ministerio?

¿Quién o quienes los designó?

Y eso no es difícil de averiguar. Es más fácil saber quién los nombró en esos puestos que haber descubierto el fraude.

O no?

Pero dudo mucho que eso se llegue a conocer. De conocerse se sabría entonces quien dirige en el Ministerio de  Educación  o desde del Palacio de gobierno, esa mafia poderosa que es capaz de incrustar en la nómina nada más y nada menos que cuatro mil personas recibiendo un salario que no les corresponde porque ni son maestros ni trabajan allí.

Tampoco sabremos cómo se repartía ese dinero porque no podemos ser tan tontos para pensar que esos millones que se repartían cada mes eran todos para  beneficiar solo a los que estaban en la nómina. No señor. De esa canasta se beneficiaban también otros. Y esos otros están en puestos claves. ¡Vaya usted a saber en cuantas nóminas  de instituciones públicas tienen el mismo negocio!

Y como este es un país sin régimen de consecuentes, nada va a pasar con este caso. Otro tema ocupará la atención de la gente y el fraude de educación pasará al olvido,

Es probable que el gobierno  hasta lo muestre como parte de su “lucha” contra la corrupción. Pero sin presos ni acusados.

En los países donde predomina el sistema democrático capitalista los legisladores tienen, como aquí, responsabilidad  de vigilar el gasto público.

En nuestras adocenadas cámaras legislativas a nadie se le ocurre designar una comisión con participación igualitaria de la oposición para investigar el caso.

Eso nunca.

¿Que opinas sobre esto?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Populares

To Top