Internacionales

Chileno exige trabajo en España, cumple 25 días en huelga hambre

El Jacaguero

Por JORGE SAINZ

MADRID (AP) — Un ciudadano chileno cumplió el lunes 25 días en huelga de hambre frente a la sede del consulado de Chile en Barcelona, donde tiene aparcado su vehículo en una de las plazas reservadas al cónsul para exigir que se le concedan los permisos de residencia y trabajo en España.

César Rodríguez Gutiérrez, de Chile, posa para una foto en su coche durante una huelga de hambre en Barcelona, España, Lunes, 08 de noviembre 2010. Rodríguez mantuvo una huelga de hambre frente a las oficinas del consulado chileno en Barcelona, donde ha aparcado su vehículo en uno de los espacios reservados para el cónsul, para exigir que se le concediera un permiso de residencia y trabajo en España. Pancarta dice "En huelga de hambre." (Foto AP / Manu Fernandez).

César Hugo Rodríguez Gutiérrez, de 51 años, se queja amargamente de su mala suerte en la vida. Con el ayuno voluntario exige que se reconozcan sus derechos, explicó el lunes en una entrevista telefónica con The Associated Press.

“Vivo y duermo en el automóvil, porque tampoco tengo casa”, dijo Rodríguez. “He hecho bien las cosas en mi vida y no me merezco esto”, agregó.

Rodríguez, soldador de profesión, llegó a España en el 2004 para buscar el trabajo que no encontraba en su Chile natal. Al poco tiempo, y sin sospechar que estuviera cometiendo una ilegalidad, se dejó asesorar por unos compatriotas que le consiguieron un documento de identidad y un permiso de trabajo a cambio de 1.100 euros (1.530 dólares).

Aquellos compatriotas, que se presentaban como abogados, resultaron ser un grupo de estafadores.

Gracias a los documentos, se inscribió en la seguridad social, encontró diversos trabajos y prosperó. Dos años después, cuando iba a comprar un vehículo gracias al dinero que había ahorrado, las autoridades detectaron que sus papeles eran falsos.

Rodríguez decidió denunciar al grupo de estafadores en el ayuntamiento de Terrasa, un municipio cercano a Barcelona, pero ahora le acusan a él de falsificador y le deniegan los permisos de trabajo y residencia en España.

“Me acusan de falsificador, cuando yo fui el que lo denunció”, explicó indignado.

Rodríguez comenzó una larga batalla judicial pero, según sus palabras, invirtió miles de dólares en unos abogados que nunca resolvieron el problema.

Hace dos años, Rodríguez inició una huelga de hambre que tuvo que abandonar al poco tiempo tras contraer una pulmonía. Ahora, sin dinero, sin hogar y sin que su situación legal tenga visos de solución, ha vuelto a tomar la protesta para hacer oír su reivindicación.

Rodríguez vive en su automóvil, aparcado en una de las dos plazas reservadas para el cónsul de Chile en Barcelona. Dice que sólo toma bebidas isotónicas que le ofrecen amablemente los vecinos.

“En un principio me querían echar (del consulado), pero aguanté firme”, relató. “Ahora no dicen nada. Nadie ha hecho nada por mí”.

No fue posible localizar a algún miembro del consulado de Chile en Barcelona para evaluar el caso.

“Estoy decepcionado de la vida, de los gobiernos, del sistema, de las mafias judiciales… de todo”, manifestó Rodríguez. “Llevo muchos años luchando y no tengo libertad: Lo único que reclamo es mi derecho al trabajo y a vivir”.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top