Opiniones

Como presidente de AMAPROSAN

El Jacaguero

José Reynaldo Bautista

SANTIAGO, República Dominicana.- Damas y caballeros, hermanos y hermanas del comercio, distinguidas personalidades que nos acompañan en este muy significativo momento.

José Reynaldo Bautista.

Hoy, el grupo de hombres que me acompañan, y que juramos en condición de miembro de la nueva Junta Directiva, que dirigirá los destinos de nuestra asociación, para el periodo 2011-2012, se siente privilegiada por el altísimo honor que nos confieren nuestros hermanos del comercio

Pero, simultáneamente nos sentimos abrumados por las enormes responsabilidades que hemos contraído, es un desafío que se orienta en tres direcciones.

La primera, emular, y tratar de superar el gran trabajo hecho por la directiva saliente.

Improntas que sobredimensionan las más valiosas tradiciones de compromiso, entrega y creatividad.

En ese sentido, la segunda dirección de nuestro compromiso se orienta a continuar la labor de que nuestra organización continué estableciéndose en condición de un potente faro luminoso en la vida del país, de la región del Cibao, y en nuestra ciudad de Santiago.

AMAPROSAN es un solido instrumento con una vigorosa y fructífera existencia en cuarenta y ocho años de logros y trascendentes defensa de nuestros intereses, y de la dominicanidad en sentido general.

En tercer lugar, nos corresponde a quienes hoy asumimos la directiva de la organización, ponernos a la altura de los grandes desafíos que enfrenta nuestro sector en la activa y cambiante vida económica mundial.

No somos una aldea aislada en un mundo bullente y activo, los crecientes procesos de globalización conllevan a que las diversas situaciones del ambiente internacional afecten, en una u otra dirección, a quienes actuamos en la vida de los negocios y del comercio.

El sueño dorado de todo comerciante es vender a precios bajos, nuestras ganancias nos están determinadas por el precio de un producto, el cual, a su vez está condicionado no solo por los factores que inciden en las estructuras de costos productivos, sino que, por las más elemental de las leyes económicas, es por la oferta y la demanda.

Así, en nuestro caso, que estamos ubicados en condición de eslabón intermedio, entre productores, el comercio minorista y los consumidores, muchas situaciones nos son impuestas por las complejidades y realidades de un medio en el cual, generalmente, no podemos controlar situaciones que se nos imputan.

Decimos esto  porque, en la actualidad, la economía dominicana enfrenta grandes dificultades, cambios y retos resultados de un complejo ambiente internacional cambiante, generando situaciones que ameritan ser evaluadas con visiones realistas, racionales y en un contenido de consenso comprometido.

Esta ultima visión, es una posición asumida por nuestra asociación,  quien mantuvo recurrentes llamados, y activa la disposición, instando a las altas autoridades de nuestra nación a escuchar nuestros enfoques, a evaluar criterios, y posiciones en forma critica, en un necesario dialogo,  pues en las democracias modernas, para ser funcionales, plurales y eficientes, se debe propiciar un dialogo, amplio y sostenido, con todos los sectores que inciden en forma determinantes y sustantiva en la vida económica y social de la nación.

Atrás han quedado los tiempos de las acciones unilaterales, de las visiones sostenidas en criterios parciales.

En ese sentido cabe preguntar: ¿Podemos los comerciantes de forma antojadiza, disponer alzas o bajas de precios?, evidentemente que esto es un contrasentido, y una quimera. ¿Poseen los grupos de productores las capacidades de, en especie de circuitos cerrados, condicional unilateralmente los esquemas de precios? Todos sabemos que hoy estas posibilidades están muy limitadas.

En ese sentido, atrás han quedado los tiempos en los cuales, en forma altera, maliciosa e incorrectas, se presentaba a nuestros sector en condición de responsables de practicas como el agio, la especulación y las manipulaciones de precios.

En ese sentido, unas de las grandes tareas, prioritaria, de la junta directiva que asume hoy, es reiterar la necesidad de un dialogo, abierto, racional y sostenido con quienes representamos autenticas y sustantivas expresiones del comercio organizado.

El desarrollo y el progreso han impactado nuestra ciudad, Santiago día a día se convierte en una compleja metrópolis, y con ella vienen aparejados muchos de los problemas típicos de las sociedades que acceden a la alta urbanización sin que los niveles de subdesarrollo económico, y las asimetrías sociales sean superadas, a saber: la perdida de esos lazos primarios que nos hacen una especie de vecindario grande, y las características situaciones de amenazas a la seguridad ciudadana.

Precisamente esta ultima realidad nos ha estado golpeando en los últimos años, y convirtiéndose en una situación que alarma a todos, varios de nuestros hermanos y hermanas del comercio, al igual que sencillos hombres y mujeres de trabajo, han derramado su sangre golpeado por unos delincuentes que tratan de posicionarse fomentando el miedo y la sensaciones de inseguridad generalizada.

Como todo problema social de elevado impacto, su solución requiere de respuestas colectivas, y una visión que estimule los más amplios niveles de colaboración.

Los cuerpos que garantizan el orden público, como la policía, deben ser efectivamente respaldados en sus acciones, nosotros debemos cooperar con un cuerpo armado que lucha día y noche por garantizar la paz pública.

Pero, también este cuerpo debe brindar a los ciudadanos las garantías de la aptitud moral de sus integrantes, una preparación que los inmunice de abusos, y esta obligado a alcanzar una autoridad fomentada en el eficiente combate a los auténticos delincuentes.

Precisamos de existir un cuerpo policial, moderno, entrenado para estimular los sanos valores de compromiso con la comunidad, el ciudadano responderá sintiéndose protegido, y esto estimulara los círculos virtuosos que construyen las sociedades eficientes y unidas.

En AMPROSAN nos sentimos orgullosos de una tradición de apoyo a nuestro sector, pero también de servicio a la sociedad, de criticar con responsabilidad, pero al mismo tiempo de realizar propuestas coherentes, y orientadas al mejor funcionamiento de una sociedad que precisa del concurso decidido de sus mejores hombres y mujeres.

MUCHAS GRACIAS

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top