Baloncesto

El futuro está en las estrellas

El Jacaguero

Mike D'Antoni

GREENBURGH — El entrenador de los New York Knicks, Mike D’Antoni, sabe que necesita que LeBron James u otros jugadores de alto calibre vengan a New York para poder continuar en su cargo a esta altura del año que viene.

De lo contrario, “le estarán preguntando a otra persona: ‘¿Cómo vas a hacer para volver a los playoffs?'”, dijo D’Antoni mientras estaba sentado junto al presidente del equipo, Donnie Walsh, tras la sexta campaña consecutiva sin playoffs para los Knicks. “Eso es probablemente lo que sucederá”.

D’Antoni se reía mientras lo decía, pero él sabe que su carrera con los Knicks ya está contrarreloj — si no hay playoffs el año próximo, no hay más trabajo.

Durante dos años, él y Walsh han seguido el plan de colocarse bajo el tope salarial para poder añadir a dos estrellas el 1° de julio del 2010, comúnmente conocidas como “LeBron más uno”.

Walsh ha cumplido su parte del trato. Los Knicks se encuentran debajo del tope salarial por primera vez desde los Juegos Olímpicos de Atlanta, en el verano de 1996. Aún no saben por cuánto, ya que la NBA todavía no ha determinado el tope salarial para la próxima campaña, pero Walsh tiene fe en que podrá sumar a dos jugadores de renombre o bien utilizar el espacio para hacer un intercambio.

La opción del intercambio podría llegar a ser la más viable, ya que los actuales equipos de los agentes libres pueden ofrecerles a sus estrellas unos $30 millones más que los Knicks. El único jugador estelar comparable con James que decidió cambiar de equipo en los últimos 15 años fue Shaquille O’Neal, quien pasó del Magic a los Lakers en 1996.

Lo que Walsh y D’Antoni aún no han logrado es convencer a los agentes libres de que ya cuentan con jugadores ganadores. El plan de dos vías que Walsh le vendió a D’Antoni hace dos años, cuando el entrenador optó por el puesto de New York sobre el de los Bulls, suponía que Walsh colocaría a los Knicks debajo del tope salarial y que D’Antoni inculcaría un estilo de básquetbol excitante para volver a llevar a los Knicks a los playoffs.

En cambio, los Knicks han perdido 103 partidos en las últimas dos temporadas, solamente cinco menos de los que Isiah Thomas perdió en sus últimas dos campañas.

Sin embargo, se supone que D’Antoni es el reclutador maestro de los Knicks. Ha pasado tiempo con todos los grandes agentes libres — LeBron, Dwyane Wade y Chris Bosh — como asistente en el equipo olímpico que ganó la medalla de oro en el 2008. D’Antoni le restó importancia a cómo ésto influirá en los jugadores, señalando en cambio que todos los ceros al final del contrato tendrán un mayor impacto.

Aún así, con James diciendo que ganar es su gran prioridad, ¿cómo hará D’Antoni para convencerlo a él y a los demás de venir al Garden? ¿Qué es lo que les dirá por teléfono en la media noche del 1° de julio?

“Éste es el mejor lugar del mundo para jugar”, contestó D’Antoni. “Otras personas lo han dicho mejor de lo que yo puedo decirlo. Puedes ganar en muchos lugares, pero no hay lugar como New York para ganar. Eso es más o menos lo que tienen que comprar. Venir a New York conlleva una gran responsabilidad. Tienes que venir con tu mejor juego”.

También tienen que llevar su mejor juego defensivo, ya que la defensa una vez más fue la principal razón por la cual el equipo de D’Antoni fue un desastre. La mayoría de los Knicks del roster actual se habrán ido.

Danilo Gallinari, Wilson Chandler, Toney Douglas y Eddy Curry son los únicos jugadores que están bajo contrato para el año próximo. Bill Walker podría regresar. David Lee será agente libre sin restricciones y seguramente tendrá que esperar para ver a quiénes firman los Knicks antes de saber si Walsh le ofrecerá un contrato.

En la medianoche del 1° de julio, Walsh también estará al teléfono vendiendo agentes libres en la conquista de New York.

“Pueden ser los pioneros de los buenos tiempos que están por venir”, dijo Walsh. “Creo que todos los jugadores quieren crear un ambiente ganador. Ellos quieren estar en un ambiente ganador. Lo único que queda por hacer aquí es ganar, porque todo lo demás ya está”.

Walsh, de 69 años, es un hombre sensato, pero planea utilizar todos los recursos de New York para contratar a los jugadores de primera línea. Walsh se negó a dar detalles, pero cabe suponer que Spike Lee, fan de los Knicks, y otras celebridades y modelos quienes suelen sentarse al costado de la cancha serán parte de una elaborada presentación para James, Wade, Bosh y el resto de la Clase del 2010.

Walsh dijo que ni bien llegó al Garden supo que quería colocarse debajo del tope salarial tan pronto como pudiera. La tan anticipada cuenta regresiva de los Knicks ya ha pasado de años a meses, y pronto pasará de semanas a días. Ahora que se acerca la hora de la verdad, Walsh dijo que no siente presión para asegurarse de que funcione.

“[Si no sucede], qué van a hacer, traer armas?”, preguntó Walsh.

No, pero si el plan fracasa y los Knicks vuelven a quedarse afuera de los playoffs el año próximo, D’Antoni sabe que estará en la línea de despidos.

Mike D’Antoni sabe que perderá su trabajo si no pisa fuerte en el verano de LeBron.

Fuente|ESPNdeportes.com

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top