Opiniones

En el PRD: El que gane, ganó

El Jacaguero

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En varias ocasiones me he referido al concepto de mayoría dentro de los procesos democráticos. En elecciones generales, en votaciones internas de los partidos,  como en cualquier entidad donde las directivas, decisiones u otros asuntos así lo requieran;  sea entre varias propuestas o entre dos.

Teófilo quico Tábar.

Algunos  interpretan que para ganar se hace necesario obtener porcentajes altos, o sea, que uno de los aspirantes o cualquiera de las decisiones propuestas, necesita llevarle a las otras diferencias altas, cosa que  no necesariamente resulta así.

En  el caso del Partido Revolucionario Dominicano que habrá de escoger su candidato a la Presidencia de la República para las elecciones del 2012, solo hay  dos aspirantes, y el porcentaje entre uno y otro puede ser amplio o estrecho, lo que no hace variar el resultado, sino que por el contrario, es cuando mayor apego a los conceptos democráticos deben sustentar los aspirantes, sus seguidores, como  todos los miembros del partido.

Porque nuestro sistema y los propios estatutos establecen, que para ganar solo se requiere la mitad más uno de los votos emitidos; o sea, que no hace falta que la diferencia  de votos sea elevado, sino simplemente mayoría.

El que obtenga más votos, sean muchos o pocos, luego de llenados todos los requisitos que previamente se han establecido, será el ganador. A partir de ahí en el PRD se deben dejar de lado todas las actividades grupales propias de las campañas internas,  dedicarse a construir una maquinaria sólida y  caminar todos en una misma dirección.

Al finalizar la Convención,  todos los  perredeístas deberán  sentirse orgullosos de haber transitado por un largo proceso,  dando  demostraciones  de civismo, respeto y conciencia  democrática, brindándole a la ciudadanía una imagen de partido preparado para gobernar.

Porque el país requiere de cambios, pero además necesita contar con   fuerzas políticas fuertes,  capaces de detener las acciones oficiales que enturbien la institucionalidad y que pongan en peligro la democracia misma, puesto que en la medida en que los poderes se mantengan concentrados y no se les busquen soluciones adecuadas a los problemas, la gente  irá perdiendo  respeto y  confianza en el sistema, creándose ambientes para cualquier situación no deseable.

El país espera que en este tramo final hacia la Convención del PRD imperen  la prudencia, la sensatez y sobre todo  conciencia democrática plena, porque todas las condiciones están dadas para que el PRD pueda retornar al poder, y mucha gente tiene sus esperanzas puestas en que así sucederá.

Cualquier aspecto que pueda convertirse en obstáculo para que se celebre la Convención dentro de un ambiente de  compañerismo civilizado, debe ser rebasado por las partes que se disputan la candidatura.

Faltando solo días para este magno evento democrático  que ha concitado tantas expectativas, es de esperar que se produzca la firma del Pacto de Compañeros que todo el país espera, el que se convertirá en una señal inequívoca de que el PRD se encamina hacia el poder.

En varias ocasiones me he referido al concepto de mayoría dentro de los procesos democráticos. En elecciones generales, en votaciones internas de los partidos,  como en cualquier entidad donde las directivas, decisiones u otros asuntos así lo requieran;  sea entre varias propuestas o entre dos.

Algunos  interpretan que para ganar se hace necesario obtener porcentajes altos, o sea, que uno de los aspirantes o cualquiera de las decisiones propuestas, necesita llevarle a las otras diferencias altas, cosa que  no necesariamente resulta así.

En  el caso del Partido Revolucionario Dominicano que habrá de escoger su candidato a la Presidencia de la República para las elecciones del 2012, solo hay  dos aspirantes, y el porcentaje entre uno y otro puede ser amplio o estrecho, lo que no hace variar el resultado, sino que por el contrario, es cuando mayor apego a los conceptos democráticos deben sustentar los aspirantes, sus seguidores, como  todos los miembros del partido.

Porque nuestro sistema y los propios estatutos establecen, que para ganar solo se requiere la mitad más uno de los votos emitidos; o sea, que no hace falta que la diferencia  de votos sea elevado, sino simplemente mayoría.

El que obtenga más votos, sean muchos o pocos, luego de llenados todos los requisitos que previamente se han establecido, será el ganador. A partir de ahí en el PRD se deben dejar de lado todas las actividades grupales propias de las campañas internas,  dedicarse a construir una maquinaria sólida y  caminar todos en una misma dirección.

Al finalizar la Convención,  todos los  perredeístas deberán  sentirse orgullosos de haber transitado por un largo proceso,  dando  demostraciones  de civismo, respeto y conciencia  democrática, brindándole a la ciudadanía una imagen de partido preparado para gobernar.

Porque el país requiere de cambios, pero además necesita contar con   fuerzas políticas fuertes,  capaces de detener las acciones oficiales que enturbien la institucionalidad y que pongan en peligro la democracia misma, puesto que en la medida en que los poderes se mantengan concentrados y no se les busquen soluciones adecuadas a los problemas, la gente  irá perdiendo  respeto y  confianza en el sistema, creándose ambientes para cualquier situación no deseable.

El país espera que en este tramo final hacia la Convención del PRD imperen  la prudencia, la sensatez y sobre todo  conciencia democrática plena, porque todas las condiciones están dadas para que el PRD pueda retornar al poder, y mucha gente tiene sus esperanzas puestas en que así sucederá.

Cualquier aspecto que pueda convertirse en obstáculo para que se celebre la Convención dentro de un ambiente de  compañerismo civilizado, debe ser rebasado por las partes que se disputan la candidatura.

Faltando solo días para este magno evento democrático  que ha concitado tantas expectativas, es de esperar que se produzca la firma del Pacto de Compañeros que todo el país espera, el que se convertirá en una señal inequívoca de que el PRD se encamina hacia el poder.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top