Principal

Enfermedades cardiovasculares ocupan la primera causa de muerte en el mundo

El Jacaguero

SANTIAGO, República Dominicana.- Aunque compite con el cáncer, las enfermedades del corazón son las de más presencia en el mundo desarrollado, provocando la muerte de casi un millón de personas cada año en los Estados Unidos, de las cuáles el 80%  son consecuencia directa de enfermedades propias del corazón.

De acuerdo a la doctora Amalfis Peña, de la Clínica Unión Médica, ese 80% de los fallecimientos están asociados principalmente a la enfermedad isquémica y el otro 20% por ataques cerebrovasculares o enfermedades de las arterias  en otros territorios.

Explica que la enfermedad cardiovascular ya es la primera causa de muerte a nivel mundial, por lo que la aplicación generalizada de medidas preventivas factibles, debería tener una prioridad, tanto en los países desarrollados como en aquellos en vía de desarrollo.

“El primer paso hacia la prevención implica conocer cuáles son los principales factores de riesgo, utilizándolos para predecir quien va a sufrir complicaciones de la ateoesclerosis, que es la fin y al cabo la enfermedad que sirve de sustrato para todos estos ataques cardíacos”, expresó.

PREVENCION:

La especialista destaca que la prevención primaria y secundaria de la enfermedad arterial coronaria ha adquirido gran importancia dada la prevalencia de la misma, previniendo incluso un pequeño porcentaje de los casos salvaría miles de vidas.

“Evitaría un sufrimiento inestimable de los familiares y ahorraría miles de millones de pesos de cuidados asistenciales en el plano de salud”, precisa.

La doctora Peña explica que además las medidas para prevenir la enfermedad arterial coronaria pueden aliviar otras manifestaciones de la ateoesclerosis como el infarto cerebral o las enfermedades arteriales periféricas.

Seña que también contribuye a la mejoría de control de hipertensión arterial, la diabetes, el cáncer, las enfermedades del riñón, el deterioro de las funciones congnitivas cerebrales, la depresión y otros trastornos crónicos.

Dice que las medidas preventivas comienzan modificando el estilo de vida e iniciar actividades físicas con las caminatas de 45 minutos, de 4 a 5 días a la semana o idealmente una hora diaria, obteniendo los beneficios comprobados de la disminución los niveles de sangre de LDL (colesterol malo).

Aumento del HDL (cólera bueno), disminución de los triglicéridos (grasas que vienen del consumo exagerado de azucares y carbohidratos simples) y contribuyendo a un mejor control de la presión arterial tanto en personas hipertensas como en normotensos.

RIESGO:

De acuerdo a la cardióloga desde una perspectiva epidemiológica un factor de riesgo es una característica o una manifestación de una persona o población que aparece generalmente en fase temprana del adulto y que se asocian a un aumento  de la probabilidad de desarrollo. Futuro de una enfermedad.

“Los factores de riesgo de interés pueden  ser un comportamiento adquirido como el tabaquismo, un rasgo hereditario como la hiperlipidemia familiar, la edad o el propio sexo”, destaca.

Malfis Peña manifestó que los factores de riesgos mayores por su frecuencia e importancia, son la hipetensión, hiperlipidemia o aumento de grasa en la sangre, la diabetes mellitas, la obesidad y desde luego el tabaco.

Sostuvo que los menores son menos conocidos y se refieren  al contenido de calcio de las arterias coronarias, algunas sustancias como la hemocisteina, la proteina C reactiva y otros marcadores de inflamación o sustancia que favorecen  el proceso inflamatorio en las arterias.

Asegura que esto se produce sin dejar de incluir el estrés constante de la vida moderna; desarrollando finalmente la placa o arteria que lleva a su vez a los ataques cardíacos, siendo un ejemplo típico el infarto del miocardio.

Dijo que el riesgo cardiovascular individual se clasifica como de alto o bajo riesgo y se hace en función de la presencia o ausencia de estos factores o la presencia ya establecida en un ataque cardiovascular, ya que las personas con una enfermedad cardiovascular conocida tienen mayor riesgo de muerte, que las personas que no padecen este tipo de enfermedades.

La doctora dice que  aproximadamente  el 80% de las personas con enfermedades cardiovasculares diagnosticadas previamente morirán a causa de las mismas.

Explica que la reducción de riesgo en las personas con enfermedad coronaria conocida se llama prevención secundaria, en contraste con la prevención primaria que se realiza en pacientes libres de enfermedad cardiovascular.

“Actualmente en las buenas prácticas clínicas se usan tablas que combinan estos factores de riesgo según la edad y el sexo, calculando el riesgo de tener un ataque al corazón en los diez años subsiguientes, calificándolo el mismo en 5,, 10, 15 y 20% más y cualquier riesgo individual de 10%, es importante  siendo muy elevado cuando está del 20%”, puntualizó.

RECOMENDACIONES:

Dice que las personas en sobrepeso y obesos deben de realizar los esfuerzos necesarios para perder peso e iniciar dieta cardio-saludables, limitado el consumo de alimentos con una elevada densidad calórica y de baja calidad nutricional, incluidos los que tienen un elevado contenido en azucares.

Recomienda disminuir los alimentos fritos y los carbohidratos simples (derivados de la harina, azucares, almidones), así como aumentar  la ingesta  de vegetales, legumbres, pescado y frutos secos, la dieta baja en sal está demostrado que reduce la incidencia de hipertensión.

La especialista destaca el control de la presión alta es vital y constituye unos de los grandes éxitos del tratamiento de la enfermedad cardiovascular en los últimos 50 años.

“Además de las medidas en el cambio del estilo de vida, están por supuesto el uso adecuado y juicioso de los medicamentos, los cuales pueden reducir entre un 25 y 50% los ataques al corazón y los cerebrales, por lo que la constancia es fundamental y desde luego la visita al médico para maximizar el tratamiento y evitar los efectos secundarios”, puntualizó.

Manifestó que igualmente la mayoría de las veces hay que usar fármacos para bajar el colesterol y las grasas en exceso y también en este sentido hay grandes avances con el uso de las llamadas “estatinas”, cuyo descubrimiento han revolucionado el concepto del tratamiento y la prevención.

Aquellas personas con grandes riesgos o que ya hayan tenido un primer ataque al corazón, aunque no está muy claro hasta cuando se deba bajar el colesterol pero que hoy se considera que debe ser lo mayor posible que todo ser humano tenga un colesterol de 180 mgx decilitro en la sangre en ayunas.

Dijo que el abandono del tabaquismo es obligado, ya que en la actualidad se sabe, que los ex fumadores reducen su exceso de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón o de muerte en un 50%, entre el primer y segundo año tras el abandono y gran parte de la ganancias se consigue en los

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top