Internacionales

Gadafi anuncia que sigue en Libia mientras el régimen se tambalea

El Jacaguero

Trípoli, 21 feb (PL).- Al menos 61 personas murieron hoy en esta capital durante enfrentamientos de opositores con fuerzas de seguridad y partidarios del gobierno libio, mientras renunció el ministro de Justicia y se confirmaron deserciones de policías y militares.La represión de la policía y miembros del Ejército a las manifestaciones en reclamo de la renuncia del lider de Libia, Muammar Al-Khaddafi, elevaron la cifra de víctimas en varias regiones de esta nación norafricana, incluida Trípoli, donde escaló la violencia.

El clima de beligerancia se recrudeció luego que Saif al-Islam Al-Khaddafi, hijo del gobernante, amenazó en una comparecencia televisiva que se desataría una guerra civil, con un saldo de muertes muy elevado, incluso superior a los conflictos de Iraq y Afganistán.

Saif reconoció unas 100 muertes y las atribuyó a “matones, presos, narcotraficantes, extranjeros e islamistas” supuestamente interesados en destruir al país y dañar su economía, lo que movilizó a cientos de personas hacia una céntrica plaza capitalina en defensa del Gobierno.

Partidarios del régimen atacaron con armas de fuego y otros medios a los manifestantes congregados en distintas zonas de Trípoli, mientras fuentes afirmaron que varios coroneles desertaron y viajaron a la isla de Malta tras incumplir órdenes de bombardear a los opositores.

Reportes sin confirmación oficial refieren que adversarios al mandatario también reaccionaron después del discurso de su hijo saqueando y quemando edificios de la televisión estatal y algunas oficinas de los Comités Populares, que representan al Gobierno.

La llamada Sala del Pueblo en el parlamento libio fue igualmente incendiada junto a otras instalaciones, mientras la represión se multiplicó en las ciudades de Benghazi, Al-Bayda (este), donde se afirmó hay más de 100 víctimas fatales, y en Zauia (oeste).

Medios independientes y residentes en Zauia dijeron que la policía libia había desertado el domingo y que la localidad estaba en total caos, lo que desató un éxodo de personas hacia la cercana frontera con Túnez, en particular a Ben Guerdan.

Una fuente del canal qatarí Al Jazeera aseveró que las ciudades libias fronterizas con Egipto estaban ahora en manos de los manifestantes, cuyos líderes indicaron que también controlaron Benghazi, Al Bayda y Sabha, aunque fue imposible confirmar ese dato.

Al mismo tiempo, unos 50 clérigos musulmanes libios, tanto jeques faqihs como sufíes, junto a intelectuales y líderes tribales de una decena de ciudades emitieron hoy un comunicado dirigido a las fuerzas de seguridad instándolas a “detener la matanza ahora”.

“Apelamos a cualquier musulman, dentro del régimen o asistiéndolo de alguna forma, a reconocer que la matanza de seres humanos inocentes está prohibida por nuestro Creador y por su amado Profeta de Compasión. No mates a tus hermanos y hermanas”, subrayó el mensaje.

En medio del ambiente de inestabilidad y violencia, diarios privados informaron que el ministro de Justicia, Mustafa Abdel Jalil, renunció en protesta por la fuerza letal usada contra los protestantes, tal como hizo ayer el delegado libio ante la Liga Arabe, Abdel Moneim al-Huny. Otras autoridades económicas alertaron de la parálisis en el sector petrolero y de explosiones en algunas instalaciones del principal rubro de ingresos del país.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top