Opiniones

La Trampa del Carnicero

El Jacaguero

Por Luis Hernán Matos Mejía

04 de Noviembre del 2010.

AZUA, República Dominicana.- Rafael Leónidas Trujillo Molina alias Chapita, usaba una trampa para llenar sus campos de cultivos agrícolas con manos de obra gratis, usando la siguiente formula:

Luis Hernán Matos Mejía.

Si analizamos que los obreros  ganaban en el 1945, sesenta (0.60) centavos. Los obreros sin instrucción como: muelleros, trabajadores agrícolas, entre otros, pero los técnicos calificados como: mecánicos, maquinistas, electricistas entre otros, ganaban un peso con cincuenta centavos (RD$1.50), por una jornada de trabajo de 12 horas, ascendiendo esta cantidad de sesenta (0.60) centavos a dieciocho (RD$18.00) pesos en un mes, igual a doscientos dieciséis (RD$216) pesos en un año, eso es suponiendo que el trabajador trabajaba sábado y domingo durante todo el mes.  De esos sesenta (0.60) centavos, el trabajador tenía que dejar la comida a sus hijos, y de esto debía ahorrar para tener por lo menos los impuestos de los tres golpes, que eran: La cédula, la palmita y el carnet del servicio militar obligatorio, lo que era imposible de ahorrar ya que los sesenta 0.60 centavos no servían  para cubrir las necesidades mínimas y como lo que ganaban no les daba para ahorrar esos impuestos, entonces se lanzaban en estampidas como los búfalos del Serengueti de África, para que la guardia de Trujillo no los agarrara sin los tres golpes.

Los que no tenían suerte de encontrar quien le diera un trabajo de 6:000 A.M. á 6:00 P.M. la guardia criminal de Trujillo podía disponer de sus vidas, acusándoles del delito de vagancia y con este pretexto enviaban a estos hijos de machepa al Sisal de Azua, o cualquier otra de esas fincas de Trujillo y su Familia. Se consideraba dichoso si alguien regresaba a su casa con vida.

La odiosa trampa de unos impuesto al documento de identidad fuera del alcance de infelices e indefensos padres de familias que no ganaban ni para comer, forzaba a mi padre y centenares de miles de padres de dominicanos/as que se lanzaran a los montes, y se escondían como si  habían matado o robado.  La planificación era provocar la falta, ya que al no poder pagar los impuestos de los tres golpes, entraban en defecto producto de una conspiración planificada por el carnicero.

Para poder interpretar la situación de aquel entonces pongo este ejemplo: Un trabajador que gana en estos tiempos treinta y cinco mil (RD&35,000.00) mensualmente le dicen que tiene que pagar por la cédula de identidad unos Ciento Veinte Mil (RD$120,000.00) pesos anual y que de no hacerlo por “H” o por “R”, le desaparecen a él y a su familia. Eso era lo que pasaba en esos tiempos, pero todo era para pescar en rio revuelto a centenares y centenares de padres de familias, los cuales eran agarrados como animales del monte y los enganchaban en un camión con la pena de trabajo gratuito para el carnicero de Trujillo y su Familia.

Es importante destacar la participación de Mauricio Báez de los Santos y el movimiento obrero en la huelga realizada en el año 1946, ya que la llama que ardía en los corazones de los obreros del Este

del país en aquel tiempo, sigue ardiendo aún en los corazones y las mentes de todos los dominicanos y dominicanas de hoy en día. En aquel tiempo las empresas se negaban elevar los salarios de los trabajadores. El salario normal de un obrero oscilaba entre 60 y 65 centavos por jornada de 12 horas de trabajo, mientras el picador de caña recibía 17 centavos por una tonelada de caña cortada con un machete y con el sol en las costillas y picaduras de hormigas y otros insectos.

Hablar de Mauricio Báez de los Santos, es hablar de uno de los hombres más íntegros que ha nacido en suelo dominicano, esto lo hace acreedor de la gloria imperecedera y lo coloca a la altura de los grandes hombres, cuyos valores, principios, sacrificios lo hacen merecedor del reconocimiento,  agradecimiento y respeto de todo el pueblo dominicano. Mauricio Báez de los Santos, nació en San Cristóbal el 23 de septiembre del 1910, en Sabana Grande de Palenque, hijo de Daniel Báez y de Julia de los Santos. Nació en San Cristóbal al igual que Trujillo, pero su estirpe moral era parecida a la del General Gregorio Luperon. Desde muy joven se trasladó a San Pedro de Macorís, lugar donde trabajó en una bodega del ingenio Colón y luego como muellero en el puerto de esa ciudad. Su lucha para que la justicia y la equidad resplandecieran en una época oscura, lo convierte en un visionario que se adelanta a ese terrorífico tiempo de la trampa del carnicero.

La huelga azucarera de enero de 1946 estuvo condicionada por el liderazgo de Mauricio Báez de los Santos y Hernando Hernández, los cuales actuaban a favor de los intereses de los trabajadores del azúcar de la región oriental. Las reivindicaciones principales fueron: el alza salarial y la disminución de la jornada de trabajo de doce (12) horas á ocho (8) horas, entre otras. En esta huelga se paralizaron todas las actividades mercantiles y azucareras del Este del país, dando con esto una clara señal del poder que tienen los trabajadores cuando se unen para reclamar sus reivindicaciones.

El triunfo de la huelga azucarera de 1946 produjo la reactivación del movimiento sindical en toda la región Este, viéndose el gobierno de Trujillo en la necesidad de disponer la regulación oficial de las huelgas y adoptar medidas preventivas que tendieran a evitar ese tipo de acontecimiento laboral. Se inició un proceso de control de los gremios a través de la Confederación Dominicana del Trabajo. Se inició un plan encabezado por la dirigencia de la CDT para desprestigiar el movimiento y a Mauricio Báez de los Santos, se desató una persecución y murieron muchos de los que auspiciaron la huelga, Maricio Báez de los Santos, se vio obligado a exiliarse en Cuba, pero luego fue ubicado por el servicio militar (Criminal) de Trujillo, el cual se trasladó a la Habana y desaparecieron a Mauricio Báez de los Santos de la faz de la tierra hasta ahora, pero solo el cuerpo físico, no sus ideales; sus ideas están vivas y frescas en el corazón y las mentes de todos/as los dominicanos/as que vivimos en esta tierra.

Este genio del abuso, la maldad y la perversidad  tiene en la actualidad en el país raíces que todavía gravitan de uno u otra manera, y se puede sentir, ya que existe una confabulación al igual que en los tiempos de Trujillo. Es un abuso y una barbaridad, de los que creen que todo lo que hay en este país es única y exclusivamente para unos cuantos graciosos, mientra la inmensa mayoría se pudre en la pobreza y la orfandad.

¡Que abuso!, y pensar que hay muchos hombres desprovistos de hombría, dignidad, patriotismo,  mas o menos una especie de hombrecillos salidos de una película de ciencia ficción de los años sesenta (60), que ven todas estas barbaridades y se suman al abuso para preservarse ellos y solamente ellos. Estos infelices padres de familia que vivían marginados y maltratados por el oprobio y la opresión de un régimen denominado en este artículo como: La trampa del carnicero. Por eso y por todas las demás injusticias acumuladas, nuestro pueblo necesita urgentemente que cualquiera que sea el gobierno que administre la cosa pública en República Dominicana, se aboque a realizar todas las transformaciones sociales que nuestro país necesita y que no  sean  sus funcionarios como esos hombrecillos de ciencia ficción de los años sesenta (60), sino, que sean verdaderos hombres que amen nuestra patria  y trabajen por el futuro y bienestar del país, y que  nunca mas nuestro querido pueblo permita que especímenes o engendro del mismísimo Mefistófeles como Trujillo y su corte de hombrecillos, humillen la memoria de nuestros padres, nunca mas ¡Carajo!.

Angelita Trujillo a través de su libro “Mi Padre, en mis memorias”, quiere venir a este país a decir de lo bueno que era su padre, sin tener presente el dolor de nuestros hermanos dominicanos y haitianos. Hay muchos sufrimientos, hay mucha sangre por el medio. Creo que doña Angelita, sabe que los dominicanos se les borra la memoria histórica, pero las crueldades y barbaridades cometidas por Johnny Abbes García, autorizado por su padre  no se pueden borrar y son las siguientes:

La planificación del asesinato salvaje con palos y objetos contundentes de las hermanas Mirabal en 1960.

El atentado del presidente de Venezuela, Rómulo Betancourt, el 24 de junio de 1960.

Asesinatos de cientos y cientos de jóvenes que apenas comenzaban a vivir.

Persecución, terror, hambre, pobreza extrema en toda la población excepto Angelita Trujillo, su familia y algunos graciosos que hacían el papel de payasos.

Es bueno recordar ¿Qué hizo el Doctor Joaquín Balaguer con Johnny Abbes García?

Después del ajusticiamiento de Trujillo en 1961, el entonces presidente Joaquín Balaguer nombra a Johnny Abbes García rápidamente como cónsul en Japón. Con esa acción sacó a este asesino de las manos de la justicia y lo premió con un cargo de representación diplomática del pueblo dominicano por ante ese país.

Señor Presidente de la República Dominicana, Doctor Leonel Fernández Reyna, Trujillo acabó con nuestros padres con jornadas de trabajo de doce (12) horas: de 6:00 A.M. a 6:00 P.M., y con el guardia a tras con el tolete por la cédula de identidad y tenía el país como una finca del y su familia, y los demás dominicanos que estaban con él solamente les faltaba…………….. Balaguer exterminó nuestra juventud revolucionaria. Su nombre lo indica Bala y Guerra. Usted como representante del Partido de la Liberación Dominicana, instrumento que ideó, planificó y construyó el profesor Juan Bosch, para liberar nuestro país del yugo de la barbarie, el abuso, el engaño, la injusticia y principalmente de hombres desequilibrados y carniceros, políticos deshonestos, elites capitalistas indolentes y avariciosas que además de tener todo el dinero del mundo producto de su acaparamiento sin limites, también son dueños de Dios, porque son muy “católicos”. Usted señor Presidente tiene una misión histórica importante en sus hombros que cumplir con la inmensa mayoría de dominicanos/as; existe una injusticia social acumulada muy grande que llora delante la presencia del mismo Dios.

Señor presidente, es hora de hacer las trasformaciones sociales, es hora de que el crecimiento de la economía baje a la clase más desposeída y sufrida de nuestro país, como es posible que República Dominicana  tenga un crecimiento casi todos los años por encima de casi todos los países de América Latina y cuando los representantes del Banco Mundial  hacen el análisis del nivel de pobreza, se presenta la cruda  realidad que el nivel pobreza en vez de disminuir se agudiza; me pregunto : ¿es que no le da vergüenza a esta gente que lo quiere todo para ellos?, ¿Dónde esta el amor al prójimo de esta casta de élite dominante avariciosa, payasa, cruel e inhumana?. Señor Presidente, no se deje atar por nadie, haga su trabajo, usted tiene el potencial y la inteligencia necesaria y el pueblo ha confiado en usted.

Nuestros padres fueron  objeto de humillaciones, maltratos, abusos y nuestra memoria histórica se ha borrado. ¿Donde están los agresores de nuestro pueblo?,  ¿Dónde esta Johnny Abbes García, y su familia?, ¿Quién ha preguntado por este asesino en los medios?, ¿Dónde están los verdugos y sus familias?, Donde están los del servicio militar de Trujillo y sus familias?, ¿Dónde están estos monstruos?.

Mi pregunta es: ¿Por qué el Dr. Joaquín Balaguer no entregó en manos de la Justicia a este asesino?,

Mi otra pregunta es ¿Ha existido en este país una conspiración contra el pueblo dominicano?

Última Pregunta: ¿Son los Presidentes en este país simples funcionarios que están solamente para proteger los intereses de la cúpula dominicana y los intereses internacionales?

Dejo estas preguntas por si alguien se anima contestarlas, porque si esto es así, olvidémonos de transformaciones sociales, olvidémonos de país, en este caso también yo estaría escribiendo peplas.

¡Pueblo Dominicano, despierta ya!

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top