Principal

Las autoridades confirman la muerte de 1.596 personas pero temen que la cifra llegue a 10.000

El Jacaguero

El País.com.- Japón sigue en estado de shock por el devastador terremoto que ha dejado por el momento 1.596 muertos, según el último balance oficial de las autoridades, 300.000 desplazados y miles de desaparecidos. Estas cifras son provisionales y podrían incrementarse de forma significativa en las próximas horas ya que las autoridades temen que solo en la provincia de Miyagi, la más afectada por el terremoto del viernes en Japón, la cifra de víctimas mortales supere los 10.000. En las últimas horas, un total de 643 muertes han sido confirmadas en esa provincia, según la televisión NHK. En Miyagi continúan sin localizar unos 9.000 habitantes de Minamisanriku, un

Un barco arrastrado por el maremoto yace entre escombros en el centro de la ciudad de Kesennuma, en el noreste de Japón.- AP

pueblo que fue prácticamente arrasado por el tsunami que produjo el terremoto .

El Gobierno ha puesto en marcha un enorme dispositivo de salvamento, con el

Supervivientes del terremoto de Japón

despliegue de 100.000 soldados, 300 aviones y alrededor de 40 barcos. Los supervivientes en las zonas devastadas se apiñan en los refugios y hacen alimentos ante la incertidumbre sobre lo que tardarán en llegar nuevos víveres, mientras los equipos de rescate siguen buscando gente entre las casas sumergidas, los coches reventados y los barcos arrastrados por las aguas.

En las últimas horas se han resgistrado 14 réplicas del devastador terremoto del viernes, tres de ellas de 6. Las autoridades siguen pidiendo precaución a las poblaciones de la costa ante la posibilidad de que se vuelvan a repetir los tsunamis, como efecto de estas réplicas.

Situación caótica

Más de un millón de hogares carecen de agua potable desde el viernes y más de 2 millones de viviendas están a oscuras en Aomori, Iwate, Miyagi y Fukushima. También se está racionando el combustible en las gasolineras en esas provincias golpeadas por el seísmo, el mayor que ha sufrido Japón desde que comenzó a registrar datos hace 140 años.

Ante la gravedad de la situación, este lunes se suspenderán los trabajos en instituciones como el Parlamento de Japón, algo inusual en una de las naciones más avanzadas del mundo. Tampoco abrirán sus puertas las plantas de los gigantes de la industria automovilística nipona Honda, Nissan, Mitsubishi, Suzuki o Toyota, líder mundial del motor. Algunas de estas grandes empresas aseguraron que es muy difícil continuar operando sin recibir las piezas de repuesto que necesitan y el Ejecutivo les pidió que conserven energía para evitar más cortes de suministro en los próximos días.

Las imágenes aéreas siguen mostrando edificios arrancados de cuajo y coches y trenes desparramados como si fueran juguetes de plástico por la fuerza de las olas en los alrededores de la ciudad de Sendai, situada unos 300 kilómetros al norte de Tokio y a solo 130 kilómetros del epicentro. En Sendai, que tiene alrededor de un millón de habitantes, han sido encontrados alrededor de 300 cadáveres. El barrio de Wakabayashi, que da al mar, quedó convertido en un pantanal. La mayoría de sus casas resultaron barridas. El mar arrojó dos kilómetros tierra adentro contenedores del puerto, transformados en arietes mortales.

El primer ministro, Naoto Kan, que recorrió el domingo por la mañana la región en helicóptero, dijo que se trata de un “desastre nacional sin precedentes”. “El daño es enorme. Lo que eran hasta ahora zonas residenciales han sido barridas en su mayoría en muchas áreas costeras y los fuegos siguen ardiendo”, dijo. Estados Unidos, que tiene 50.000 soldados en Japón, ordenó a su flota, incluidos dos portaaviones, que suministre ayuda.

Las continuas réplicas han provocado el pánico en muchos ciudadanos y turistas. Como Jayce Ong, un ingeniero singapureño de 35 años que se encontraba de viaje en Tokio. “Cuando se produjo el terremoto, estaba en un café. Todo comenzó a temblar. No es que sintiera el terremoto, sino que estaba dentro de él. No tuve miedo sino terror. No sabía dónde meterme. Pensé que la tierra se iba a abrir y me iba a tragar”, contaba en el aeropuerto de Haneda, uno de los dos de la capital, mientras hacía cola para sacar la tarjeta de embarque.

A Katy Hamm, una estadounidense de 29 años que vive en Washington, el temblor la sorprendió en el aire. “Se produjo cuando íbamos a aterrizar en Tokio. El avión volvió a remontar el vuelo y estuvimos una hora y media dando vueltas. Iba a hacer una escala de algo más de una hora antes de continuar hacia Bangkok, y llevo más de 30 horas aquí”, dice Hamm, que se dirigía a Tailandia en viaje de turismo.

Japón está asentado en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad volcánica y telúrica, y Tokio se encuentra en uno de los lugares más peligrosos, donde tres placas continentales se están frotando unas con otras, lo que genera una enorme presión sísmica.

El Gobierno ha advertido desde hace tiempo de la posibilidad de que se produzca un terremoto de magnitud 8 antes de 30 años en la zona urbana de la capital.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top