Baseball

Listo para lo que venga José Bautista

El Jacaguero

Por Jayson Stark
ESPN.com

José Bautista es la nueva cara de los Azulejos de Toronto

DUNEDIN, Fla. — Normalmente en el béisbol, hay un límite en cuanto a las percepciones que se pueden recoger de un ritual de los entrenamientos de primavera tan trascendental como el Día de Fotos.

José Bautista es la cara de los Azulejos.

Pero en el caso de esos Azulejos de Toronto del 2011, haremos una excepción.

Para casi todos los demás en este roster al estilo “¿Quiénes son estos tipos?” — para Travis Snider, para Octavio Dotel, incluso para el manager, John Farrell — los deberes del Día de Fotos consistieron de una pose aquí, una foto allá y nos vemos luego.

Pero no para José Bautista.

Él se paró. Él se arrodilló. Él tomó un swing del bate. Él meneó el bate. Él sonrió. Él dio una mirada feroz. Él lo hizo todo excepto posar para la portada de la edición de trajes de baño de Sports Illustrated.

Nick Laham/Getty ImagesJosé Bautista es la cara de los Azulejos, y como la cara de la franquicia, le toman mucho su foto.

Él miró a la cámara fijamente por 15 minutos. Y hay una buena razón para eso:

José Bautista ahora es la cara de esta franquicia.

Piénselo. Roy Halladay ahora entrena más adelante en la Ruta 19 en Clearwater. Vernon Wells es un Angelino ahora. Incluso Lyle Overbay y Kevin Gregg se han ido a otros lares.

Entonces, ¿quién sigue aflote? Pues un jugador utility de 30 años convertido en jardinero derecho convertido en tercera base quien es ahora el jugador mejor pagado en este roster, gracias al contrato sorprendente por cinco años, $65 millones que él firmó apenas la semana pasada.

A estas alturas, hace un año, Bautista tenía el mismo OPS (.729) de por vida que Tony Graffanino. Usted podría corroborar la información. Entonces este hombre fue y pegó 54 jonrones, se convirtió en el primer jugador de la Liga Americana en conectar 50 desde A-Rod (en el 2007), ganó el Premio Hank Aaron, y hasta recibió un voto de primer lugar para JMV.

Resultó ser un evento que le cambió la vida — “en un millón de maneras”, Bautista dijo.

“Definitivamente fue algo mágico. Y definitivamente fue algo que será difícil de repetir. Pero yo agradezco el reto”.

Él sabe, y su equipo sabe, que hay millones de escépticos rondando las calles de Norteamérica que reemplazarían esa palabra, “mágico”, con “casualidad”. O posiblemente algunas otras palabras pegajosas que no repetiremos aquí.

Pero ahora, Bautista no solo debe probar que su metamorfosis como jugador es real. Él también debe probar que su nuevo contrato fueron dólares bien gastados — en moneda canadiense y estadounidense.

No todo el mundo en este deporte está tan seguro de eso, por supuesto. Si escucha de cerca, usted probablemente los oirá refunfuñando: ¿CINCO temporadas garantizadas, a un promedio de $13 millones al año?

¿Para un jugador que ha bateado más de 16 cuadrangulares UNA SOLA VEZ?

¿Para un jugador cuya trayectoria profesional hasta la edad de 29 años, según baseball-reference.com, es más parecida a la de Mack Jones?

¿Para un jugador que recibe salario por dar garrotazos pero aún así tiene un porcentaje de slugging (.453) de por vida más bajo que Olmedo Sáenz (.466)?

Así que los escépticos han sufrido prácticamente una erupción volcánica por este contrato. Y el gerente general que lo otorgó, Alex Anthopoulos, está conciente de que existe el escepticismo … porque él suena tentado a dudar también.

“Si yo estuviese 100 por ciento seguro”, él dijo, francamente, “tal vez no hubiera tardado tanto”.

De hecho, las negociaciones con Bautista y su agente, Bean Stringfellow, se extendieron por semanas. ¿A qué se debió eso? A que los Azulejos analizaron los pros y los contras una y otra vez incansablemente, hasta que finalmente, los pros hicieron polvo a esos contras.

“Si yo solo estuviese preocupado por protegerme a mí mismo”, Anthopoulos dijo, “lo fácil hubiera sido simplemente decir, ‘Miren, él solo lo ha hecho por un año. Necesitamos verlo otra vez’. Y eso es muy justo. Entonces, si lo vemos otra vez … yo podría decir, ‘¿Saben qué? Yo no puedo culparme por haber decidido esperar porque esa era la opción prudente’.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top