Baseball

Lo que debe incluir el nuevo pacto laboral en el béisbol

El Jacaguero

Michael Weiner

KISSIMMEE, Florida — El reloj camina de forma lenta, pero consistente, acercándose más al 11 de diciembre, fecha en que vencerá el vigente Acuerdo Laboral Colectivo entre las Grandes Ligas (MLB) y la Asociación de Peloteros (MLBPA).

En esta ocasión, no obstante, no hay razones para temer una huelga o un cierre de campamentos. El béisbol disfruta de una paz apuntalada en la bonanza económica que trajeron los acuerdos regionales y nacionales de televisión y los derechos de internet.

El nuevo pacto laboral tendrá pocas variaciones con relación al vigente, salvo algunos detalles: Los dueños quieren agregar otra ronda a los playoffs, crear el sorteo internacional — donde estarán disponibles los jugadores colegiales e internacionales — y posiblemente revisar el recurso de la repetición de TV (aunque lo último tiene más que ver con los árbitros que con los jugadores). Los peloteros quieren seguir ganando mucho dinero, que no se hable de tope salarial ni de contracción de clubes.

De hecho, Michael Weiner, el director ejecutivo de la MLBPA, se ha estado reuniendo con los peloteros de todos los equipos durante los entrenamientos primaverales para explicarles el estado de la situación. La MLBPA y los dueños de equipos tuvieron un primer encuentro de negocios la semana pasada.

Para Weiner, quien sustituyó a Donald Fehr en diciembre del 2009, será su primer pacto colectivo como director, pero en realidad ha estado en la unión de peloteros desde 1988 y de alguna manera participó en las firmas de los acuerdos de 1997, 2002 y 2006.

Contrario a 1994-95, cuando una huelga de 232 días canceló los últimos dos meses –incluyendo playoffs y Serie Mundial– de la temporada de 1994 y el inicio de la de 1995, en estos momentos se respiran aire de paz. MLB es una industria que genera 7 mil millones de dólares y los beisbolistas son los atletas más ricos del mundo.

Pero acontecimientos recientes nos llevan a pensar que hay otros detallitos, que por pequeños no dejan de ser importantes, que deberían incluirse en las actuales negociaciones entre las ligas mayores y el sindicato obrero más poderoso del sistema solar.

Si han estado leyendo ESPNdeportes.com en los últimos días ya sabrán que el lanzadorAlfredo Simón es el principal sospechoso del asesinato involuntario de un hombre en República Dominicana, que Miguel Cabrera,Coco CrispAustin Kearns fueron acusados de manejar estando ebrios y que el lanzadorZack Greinke se perderá el inicio de la próxima temporada tras lastimarse dos costillas en un partido de baloncesto.

Por el bien de los jugadores y la industria, el próximo acuerdo laboral debería incluir cláusulas que protejan a los equipos de accidentes y riesgos derivados de este tipo de acciones. Amenazas a los peloteros de abolir sus ricos contratos por manejar borrachos, practicar el tiro al blanco con sus semejantes y lanzarse al vacío desde el edificio Empire State y de inmediato obtendrás chicos más sobrios, conservadores y enfocados.

El béisbol tiene un programa de sustancias controladas que castiga el uso de drogas recreativas — cocaína, marihuana, heroína, morfina, hachís, etc –, estimulantes y medicamentos que sirven para mejorar el rendimiento atlético– esteroides, hormonas de crecimiento, etc–, pero ninguna provisión para proteger a un equipo de que un pelotero que está firmado por $150 millones de dólares quede inactivo o diezmado de, por ejemplo, cirrosis hepática.

Eso es sin mencionar la grave irresponsabilidad y el gran peligro que representa para ellos y el resto del público el que ciudadanos conduzcan un vehículo mientras están bajo la influencia del alcohol. ¡Si no pueden dejar de beber, al menos usen choferes o graben en sus costosos teléfonos el número de la compañía de taxi más grande de la ciudad!

Asimismo, los contratos estandarizados del béisbol advierten sobre lesiones graves sufridas en actividades como boxeo, baloncesto, lucha y carreras de velocidad con autos, motores, jet ski y otros. Sin embargo, Greinke no violó su contrato con los Cerveceros de Milwaukee porque al chico le rompieron dos costillas en un juego “callejero” y no de una liga organizada de baloncesto. ¡Plop!

O sea, que según los que redactan los contratos en Grandes Ligas, es irregular para un beisbolista participar en una liga organizada de baloncesto, pero perfectamente normal y aprobado que se meta a jugar una “21” en una cancha del primer barrio que encuentre en su camino. O esos tipos nunca han jugado basket callejero o han estado viviendo en “GRB090423” recientemente.

Milwaukee envió tres peloteros a Kansas City por Greinke, el ganador del Cy Young de la Liga Americana en el 2009, para que sea su abridor #1. Ahora los Cerveceros tendrán que comenzar una dura batalla en la División Central de la Liga Nacional sin el pitcher al que pagarán $27 millones por los próximos dos años.

Seguimos. Es posible que el acuerdo colectivo también alerte a los peloteros a no pertenecer a “la mara salvatrucha” u otra pandilla, pero no dice nada acerca de los riesgos de hacer disparos al aire para celebrar la llegada del Año Nuevo. ¿Lo pueden creer?

Los Gigantes de San Francisco están esperando que un prospecto al que pagaron $2.1 millones de dólares por firmarlo en 2006, reciba una visa para regresar a Estados Unidos a tratar de alcancar las Grandes Ligas algún día. Pero Angel Villalona, de 20 años, fue acusado de matar un hombre en República Dominicana en septiembre de 2009 y aunque pagó a los familiares para que retiraran la demanda, las autoridades consulares aún no deciden perdonarlo.

Si en el contrato de Villalona se hubiera escrito una cláusula que alertara sobre el uso y manejo de armas de fuego, posiblemente se habría evitado o minimizado las posibilidades de la muerte de una persona, la desgracia del joven pelotero y la pérdida económica de los Gigantes.

Así de simple. Todo eso debería aparecer en el próximo acuerdo colectivo.

Fuente|ESPNdeportes.com

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top