Internacionales

Los rebeldes temen un baño de sangre ante la ofensiva de Gadafi

El Jacaguero

Un bando, las fuerzas de Muamar el Gadafi, está crecido, ataca con vigor a los rebeldes y desafía a Occidente y al presidente francés, Nicolas Sarkozy. El otro, los insurgentes de Libia, desmoralizado y esperando lo peor ante la inacción de las potencias mundiales: un baño de sangre. Y ambos propagan rumores para elevar la moral de los suyos y abatir la voluntad del enemigo. Pero las tropas del dictador, a tiro de piedra de Bengasi, la ciudad cuna del alzamiento, mantienen sin duda la iniciativa y bombardean las poblaciones donde aún ondea la bandera tricolor de los opositores al régimen, en evidente repliegue desde el desierto a las zonas urbanas. Muchos expertos opinan que la guerra de guerrillas en las ciudades, al menos en la región de Cirenaica, está próxima.

Esta noche las tropas de Gadafi han dado un paso más en su ofensiva. El Ejército lanzó un ultimátum para que los civiles abandonaran antes de medianoche (hora española) zonas clave Bengasi de cara a potenciales bombardeos en la segunda mayor ciudad del país y bastión de los opositores. Pero pasadas las doce de la noche la vida en la ciudad era normal y silenciosa, según relataban varios testigos a la agencia Reuters. Jibril al-Huweidi, doctor en el Jalaa Hospital de Bengasi, cuenta como a esa hora aún escuchaba los sonidos de las ambulancias yendo de Bengasi a Ajdabiya, “algo que no podrían hacer rápidamente si las fuerzas del mal estuvieran cerca de Bengasi”, decía a Reuters.

Poco después del anuncio del Ejército, Gadafi aseguraba que no prevé que se produzca ningún combate ni batalla entre sus tropas y los opositores a su régimen. “Todos los lugares donde (los rebeldes) se han fortificado, están siendo ahora esterilizados con la ayuda de la población, que nos dicen donde se localizan”, aseguraba el líder libio en una entrevista a la televisión libanesa LBC. Pero no ha dicho lo mismo de Misrata, ciudad en la que ha asegurado que este jueves se va a librar la “batalla decisiva” para retomar el control, según una imágenes difundidas por la televisión nacional.

Una opinión totalmente contraria a la del embajador adjunto de Libia ante la ONU,Ibrahim Dabashi, quien cree que si la comunidad internacional no actúa rápidamente se va a producir “un verdadero genocidio en el país”, por lo que pidió ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que el organismo autorice bombardeos “quirúrgicos” contra las tropas fieles a Gadafi. La población ha ayudado a limpiar la ciudad de elementos “terroristas” y de “Al Qaeda”, ha dicho. Pero parece que tendrá que esperar, porque tras varias horas la reunión del Consejo de Seguridad terminó esta madrugada (hora española) sin la aprobación de la resolución que establece la prohibición de cualquier vuelo sobre Libia, aunque van a continuar este jueves con las negociaciones con la intención de someterla al fin a votación.

A juicio de Dabashi, el primer diplomático en desmarcarse del régimen al inicio de las revueltas, la comunidad internacional debe actuar en las próximas 10 horas si quiere ayudar a contener la ofensiva gubernamental contra los rebeldes. El diplomático asegura que el régimen libio ha reunido a un grupo de mercenarios ex combatientes de guerras civiles africanas que se desplazan en una columna de 400 vehículos hacia la localidad sitiada de Ajdabiya, a 160 kilómetros de Bengasi. “Sus fuerzas no han conseguido tomarla, así que ha traído este gran destacamento de mercenarios. Nos han dicho que sus instrucciones son destruirlo todo y matar a todo el que encuentren”, añadió.

Ataques de los bandos

De creer a los opositores a Gadafi, edificios de Trípoli fueron bombardeados la noche del martes y dos hijos del coronel ?Saadi y Jamis, el jefe de la temida Brigada 32? fueron heridos. También aseguran que uno de los cazabombarderos de su escuálido arsenal destruyó el aeropuerto de Sirte, bastión del tirano. Más verosímil es que el aeropuerto militar de Bengasi sí fue atacado desde el aire e inutilizado por la aviación de Gadafi, uno de cuyos hijos, Saif al Islam, aseguró que financió la campaña presidencial de Sarkozy. “Tenemos pruebas”, amenazó.

Propaganda al margen, los soldados a las órdenes del autócrata arremetieron contra los milicianos en Ajdabiya ?a unos 150 kilómetros de Bengasi? y les forzaron a retroceder. La artillería también lanzó sus proyectiles contra Misrata, a 200 kilómetros al este de Trípoli. Imposible saber con exactitud el número de muertos en este conflicto que hoy cumple un mes. “En 48 horas todo habrá terminado”, advirtió Saif el Islam. Su padre añadió, apuntando a los países occidentales: “¿queréis atacarnos? Venid e intentadlo”, dijo mientras el Consejo de Seguridad de la ONU se reunía ayer por primera para discutir un borrador que establece la zona de exclusión aérea y aumenta las sanciones ya impuestas a Gadafi.

Los libios no dudan de que las atrocidades que han jalonado las cuatro décadas desde la instauración de la Jamahiriya ?la república de las masas? volverán a ser moneda común si Gadafi conserva el sillón. Pensar que la mayoría de opositores podrían acogerse a la amnistía anunciada por el sátrapa para quienes entreguen las armas tiene poco sentido. Cunde el nerviosismo en las rebeldes Bengasi y Tobruk, aunque muchos creen que les queda una baza por jugar. Ocho hombres llegan a la sede del consejo local de Tobruk ?más de 150.000 habitantes? y comienzan una discusión. Piden armas. “Si la guerra llega aquí, todos lucharán. Este señor”, dice un miembro del consejo señalando a un cincuentón, “quiere Kaláshnikov para sus hijos”.

Con escasas esperanzas en que el Consejo de Seguridad de la ONU ordene a tiempo la zona de exclusión aérea ?si finalmente se aprueba?, en el panorama bélico es cada vez más probable que la insurgencia organizará una guerra de guerrillas en las ciudades para intentar golpear por sorpresa a las fuerzas del dictador. En otros países, los insurrectos se refugiaban en las montañas, en países vecinos, en las selvas… Libia es puro desierto. Y Egipto, Túnez o Argelia no permitirán la expansión de la lucha a sus territorios. Las zonas urbanas son las únicas donde los rebeldes pueden resistir.

En Bengasi, Darna, Al Baida, Tobruk ?las ciudades de Cirenaica donde la oposición al régimen de Gadafi echó raíces poco después del golpe que derrocó al rey Idris en 1969? prevalece el deseo de combatir. “Si Gadafi se hace con el control deberá afrontar nuevas divisiones regionales y tribales. Grandes segmentos de la población se negarán a darle la información que necesitaría para enfrentarse a una guerrilla urbana. Podría controlar edificios clave, pero eso no significa tener un control real de la seguridad”, explicó a Reuters Yazid Sayig, profesor del King’s College de Londres. Sería una larga batalla.

Fuente|ElPais.com

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top