Opiniones

Un voto para PAPA

El Jacaguero

Por Juan T H

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La suerte está echada. Hoy domingo la militancia del PRD y la gente sin afiliación partidaria, pero que no es ajena a los problemas del país, tienen la oportunidad de elegir al candidato presidencial que enfrentará al gobierno en las elecciones del año próximo. Uno de dos, Hipólito Mejía o Miguel Vargas. Dos dirigentes del mismo partido, dos estilos, dos visiones, dos maneras de ver el país. El primero encabeza un Proyecto Político, el segundo, un Proyecto Económico. ¡Escoja usted!

Yo votaré por Hipólito Mejía. Creo que es el mejor candidato, el que tiene mayores posibilidades de llevar el PRD al poder nuevamente, el que tiene un compromiso  y una deuda con la militancia de su partido y con los pobres del país.

Hipólito fue un buen Presidente de la República. Su gobierno fue un gobierno del PRD.  Cometió errores, pero ni robó, ni mató. Y eso muy pocos Presidentes o ex Presidentes de cualquier país, lo pueden decir. Hipólito ni roba ni mata. Pero tampoco ordena o permite que otros roben o maten.

Hipólito ha prometido terminar, de una vez y para siempre, con “el borrón y cuenta nueva” que permite la impunidad de los corruptos que todos los años se roban más cien mil millones de pesos del presupuesto nacional que bien podrían invertirse en más escuelas, hospitales y viviendas para los pobres.

Hipólito quiere volver a la Presidencia de la República, no para saciar su ego, sino para iniciar una era de verdaderos cambios y transformaciones económicas, políticas y sociales que pongan el país en la ruta del desarrollo. Hipólito quiere, me consta, un mejor país para todos, no para un grupo.

El Hipólito que intenta volver al poder es un Hipólito distinto en muchos aspectos al Hipólito que pasó por el poder.  Ahora es un hombre más maduro, más consciente, más sereno y pausado, con más ganas de hacer las cosas bien, con más sentido de la historia.

El país conoce a Hipólito, sabe que es un hombre bueno, de nobles sentimientos, amigo de sus amigos, solidario, cariñoso, con gran sentido del humor, que dice las cosas como las ve, capaz de admitir sus errores, transparente y total, sin demagogia ni hipocresía, de fácil acceso, que no se coloca por encima de nadie, ni se cree más, pero tampoco menos, que nadie.  Hipólito habla con todos y todos hablan con él, a confianza.  Nunca está lejos de la gente. Todos saben donde vive y como vive. No es ambicioso. No le interesa tener más de lo que tiene, que es mucho. Su éxito en la vida no es la política, es la familia que formó con Rosa, doña Rosa, mujer excepcional con quien  procreó cuatro hijos que son hoy hombres y mujeres de bien, ejemplos de honestidad y trabajo.

Votaré en la Convención, pues, no por un simple político, votaré por un ser humano que vive y siente como tal, con virtudes y defectos. Votaré por el candidato que más se parece al pueblo dominicano, por el candidato que conoce a los dirigentes y militantes del PRD, a quienes suele llamar por sus nombres o por sus apodos. Votaré por un candidato en que se puede creer, que cuando dice sí, es sí, pero cuando dice no, es no. Hipólito es un hombre de carácter fuerte. Por todas esas razones mi voto será para Papá.

“Compañeros y compañeras, la victoria comienza hoy. Juntos lograremos la unidad, juntos sacaremos a éste gobierno.” Comencemos dándole el triunfo a Papá.

¡Un voto por Papá, es un voto por el PRD, por el país y por nosotros mismos!

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top