Opiniones

Uno contra todos

El Jacaguero

Por JUAN T H

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Fuerzas inimaginables dentro del gobierno y dentro del PRD aúnan sus esfuerzos, por distintos medios y de forma diferente, para impedir que el ex presidente Hipólito Mejía primero gane la convención de su partido en marzo del año próximo, y segundo,   gane la presidencia  en mayo del 2012.

El expresidente Hipólito Mejía.

Esos sectores, extrañamente unidos en una campaña mediática de siete años en contra del ex mandatario, se unen de nuevo para firmar un pacto que reduce los derechos ciudadanos y deja una puerta abierta para que el presidente Leonel Fernández eventualmente vuelva al poder. Esos sectores, por distintos medios y de forma diferente, coinciden reiteradamente en las acusaciones contra el ex presidente Mejía.

Primero lo acusan de ser el candidato del gobierno, pero días después ese mismo gobierno, a través de un pelafustán,  asegura que el ex presidente debería estar  preso por proteger a los ex funcionarios de su gobierno que hoy le adversan.

Esos sectores inimaginables dentro del gobierno y dentro del PRD que intentan frenar el avance inesperado de Hipólito Mejía, vienen coincidiendo hace mucho tiempo, no sólo en la política, sino en los negocios a través del Estado.

Esos sectores, perfectamente identificables en el Palacio Nacional y en la Casa Nacional del PRD, coincidieron nuevamente este fin de semana. En un programa de televisión uno de los voceros del “nuevo PRD” –que hace tiempo perdió el sentido de la lealtad y la solidaridad- dijo que Hipólito era una vergüenza para el PRD. (De seguro no se miró el ombligo ni su nuevo entorno político) Y mientras ese vocero despotricaba contra un hombre al que le debe favores de toda índole, el presidente de la República, asustado como está, intentaba ridiculizar al pueblo por la consigna “¡Llegó Papá!”, que tanta roncha ha producido entre sus enemigos.

Y  para más coincidencia, Guido Gómez Mazara presentó en los medios de comunicación tres spots para la televisión que marcarían el inicio de una campaña sucia en contra de Hipólito patrocinada por los socios del presidente Leonel Fernández dentro del PRD.

El gobierno cuenta con los recursos del Presupuesto Nacional para subvencionar su propia campaña y la de sus socios del PRD en contra de Hipólito Mejía. Muchos se preguntarán, ¿por qué? La respuesta es simple: Hipólito es un peligro para los corruptos del gobierno y de sus socios dentro del PRD.  Hipólito es un peligro para los mafiosos, para el crimen organizado, para los que protegen el narcotráfico, para los que se enriquecen a costa de la pobreza del pueblo.

El Hipólito que llegará el gobierno en el 2012 es un Hipólito distinto al que llegó al Palacio en el 2000. Sin perder su esencia humana, Hipólito es ahora un hombre más maduro, no sólo porque está próximo a cumplir 70 años de edad, sino porque ha asumido un serio compromiso con su pueblo y con la historia.

A Hipólito le duele el país y le duele el PRD. Lo ha demostrado. Los hombres y mujeres de este país independientemente de que lo quieran o no, saben que es un hombre honesto, que no ha robado ni ha matado. Y eso, en un país como éste, es un problema, sobre todo  para la gente del gobierno y para sus socios del PRD acostumbrados a la prevaricación.

No hay dudas de que la desesperación ha llegado hasta la gente del gobierno y de sus socios dentro del PRD al ver como la candidatura de Hipólito se ha sembrado en la población. El hombre del 2% y el nunca jamás ahora es un monstruo político que se levanta amenazadoramente contra sus poderosos enemigos. Por más misiles que le han lanzado desde todos los frentes no han podido derribarlo. Al contrario, cada vez se hace más fuerte y poderoso.

Las encuestas hablan de una ventaja cada vez mayor de Hipólito sobre sus enemigos del PRD que tienen negocios ocultos y públicos con el gobierno. Esas mismas encuestas dicen que Hipólito en más de 20 provincias aventaja también al presidente Leonel Fernández. Es por eso el pánico del presidente Fernández y de sus socios del PRD. Hipólito le ganará, primero a sus enemigos dentro del PRD en marzo próximo, y luego le ganará al gobierno no importa quién sea el candidato a la presidencia de la República, que se supone no será Leonel Fernández porque tiene una prohibición Constitucional.

En pocas palabras, Hipólito, con el respaldo del pueblo le ganará a todos sus enemigos, no importa que estén en el PRD o en el gobierno. No importa cuántos miles de millones gasten. No importa que ambos sectores sigan unidos en su contra. Igual les ganará mucho a poco a los oficialistas del Palacio Nacional y a los oficialistas de la Casa Nacional del PRD. Tendrán que matarlo –de lo que son capaces- para impedirlo.

¿Que opinas sobre esto?

Más Populares

To Top