¡LLEGO, LLEGO, LLEGO PAPA!

Juan TH

El Jacaguero      

Por JUAN T H

SANTO DOMINGO, RD.- Durante más de año los técnicos del Partido Revolucionario Dominicano de mayor capacidad y experiencia han estado trabajando arduamente en un Plan Nacional de Desarrollo a 20 años que se convertirá en el Programa de Gobierno que comenzara a ejecutar Hipólito Mejía a partir del 16 de agosto del 2012 cuando asuma la presidencia del país.

Juan TH

Hipólito, de manera institucional, ha dirigido la comisión que ha elaborado el Plan desde mucho antes de ser candidato presidencial. Esa Comisión ahora la coordina  Ramón Alburquerque, uno de los técnicos de mayor preparación que tiene el país con estudios en las mejores universidades del país y del extranjero.

El Plan Nacional de Desarrollo será presentado al país en los próximos a empresarios, médicos, educadores, abogados, etc., para que lo discutan con el propósito de buscar un consenso amplio que permita elaborar políticas públicas que benefician a las mayorías  en materia de educación, salud, vivienda, seguridad ciudadana, energía, entre puntos importantes.

Hipólito sabe lo que hay que hacer para sacar el país del hoyo profundo y negro en que lo ha metido el PLD, con Leonel y Danilo a la cabeza.  Hipólito tiene el conocimiento, la capacidad y la experiencia. En su área profesional, la agricultura, es mejor que Leonel y Danilo en las suyas. ¿Qué ha hecho Leonel como abogado? Abogado de oficio. ¿Qué ha hecho Danilo como economista? Que yo sepa, nada. Hipólito fue director del Institutito Nacional del Tabaco con apenas 24 años de edad. Trabajó en una empresa internacional viajando por América latina. Rechazó, por razones familiares, una propuesta para trabajar en uno de los organismos de alimentación de prestigio en el mundo.  Ha sido el mejor Secretario de Agricultura que ha tenido el país (1978 hasta 1982). Empresario agrícola exitoso desde hace más de 40 años. Pionero en  invernaderos en el país.

¡Y nadie, absolutamente, puede decir que Hipólito se ha robado un peso! ¡Nadie puede decir que Hipólito lo engañó o lo estafó! ¡Nadie puede decir que Hipólito hizo un negocio sucio! ¡Nadie puede decir que Hipólito se hizo rico a costa del Estado!  ¡Hipólito no llegó al gobierno con una mano delante y otra detrás como sus contrincantes!  Hipólito es un hombre que cree en la familia,  el estudio,  el trabajo, la amistad y la  honestidad. ¡Hipólito es un hombre de valares morales! No es perfecto, ni pretende serlo. Es franco y  coloquial, algo que a una parte de la clase media no les gusta.  Es su derecho. Yo, en cambio, lo prefiero sincero y bocón a simulador y mentiroso.

Decir que Hipólito no tiene una sola idea de lo que hay que hacer en el país, como lo dijo Danilo,  (Leonilo, como le llamó Hipólito) es un insulto que no merece ni siquiera en campaña electoral.

Hipólito fue un buen Presidente de la República. Actuó con responsabilidad y honestidad. No rehuyó nunca su deber.  Un Presidente que pensé en el país, no en sí mismo, como lo han hecho Leonel desde la Presidencia, y Danilo desde su balcón de aspirante sempiterno a la presidencia, que suele meter la cabeza en la tierra cuando hay problemas que pueden afectar su imagen.

El país necesitará, a partir de agosto del año próximo, un hombre firme, bravo, que no le tiemble el pulso ni las piernas a la hora de tomar decisiones trascendentales, como las que habrá que tomar porque Leonel y Danilo dejaran el país  quebrado por las deudas, la corrupción y el saqueo.

Y como si fuera poco, Danilo no arranca, no tiene pegada. El pueblo no repite una sola de sus frases, ni  de sus consignas. La candidatura de Danilo es más lenta que un suero de mil de abejas.  Es como un carro con la batería débil. ¡No arranca aunque  lo empujen!

Las encuestas lo dicen. El pueblo lo grita: “¡Llegó, llegó, llegó Papá y pal Palacio va”!

 

 

 

 

 

 

¿Que opinas sobre esto?