Categorizaciones político-electorales de los pueblos

Rafael Santos

Rafael Santos

Sin lugar a dudas que es la política después de las religiones, la ciencia que más pasiones levanta en el ser humano.

Es esta además el vehículo por excelencia por donde habrán de marchar las ideas con las cuales tienden a desarrollarse los pueblos y así nos lo ha hecho saber la historia misma.

Sin embargo, podríamos decir que da pena y hasta cierto temor el observar la ruin manera de cómo esta (es decir la política) se degrada en cada uno de los procesos electorales que pasa, en donde como una manera de burla hacia la misma ciencia, el morbo se apodera del tema de las aspiraciones a los diferentes cargos y colocan a través de los diferentes medios, entiéndase las redes de manera mayoritaria, las imágenes de pintorescos personajes que en vez de burlas, esto más bien y desde el punto de vista de lo que es la sociología política, no tiene que mover a hondas reflexiones para llegar a la conclusión del por qué este término se relaja tanto, cuando el mismo debe de estar en la más alta cúspide por ser la llamada madre de todas las ciencias después de la filosofía.

La cualquierización que se viene observando de este término, se ha debido a lo mal que muchos de quienes se hacen llamar políticos han estado actuando, es decir, de espalda a los reales intereses de los pueblos y en términos personalistas muchos se han creído que las posiciones que ostentan son corrales vacunos en donde solo tienen que ir al ordeñe.

Debemos tener bien claro, que es precisamente durante los tiempos electorales en donde ya la cosecha está casi al madurarse y es ahí en donde se observan en los pueblos a trapecistas, turistas y aventureros políticos que con su flauta al estilo del encanto de serpientes, se “aparecen” a las comunidades con un saco repleto de promesas y de dinero.

Pues, es con estos métodos que esos que se creen políticos reales echan a correr sus “ideales”, sobre las ruedas del clientelismo y de unas fingidas sonrisas que logran hasta confundir al más avezado de  los estudiosos de esta noble ciencia, como lo es la política, ¡!imagínense ustedes a quienes ni siquiera conocen el real significado de la misma….!!!!.

Ahora bien, además de quienes “vienen” a encantarnos con sus discursos  domingueros, debemos también reflexionar sobre los que en el patio solo han procurado desde las funciones que si ocupan, en llenarnos de engaños, usando para ellos todas las herramientas para mantener la sociedad en el más funesto del oscurantismo en base a promesas que nunca han cumplido pero que tampoco llegarán a cumplir, he ahí el por qué muchos hacemos el papel de tontos cuando nos fuerzan a creer en el otro y no en el que está…… para continuar con el mismo circulo hasta que lleguen las otras elecciones.

Es por eso, que cada ser humano debe de convertirse en un aguerrido pensador y en base a las reflexiones silentes buscar en su conciencia quien o quienes son los que en verdad merecen el voto de confianza para escalar un peldaño en uno de los puestos electorales.

Son muchos los que detrás de una determinada posición político-electoral andan sin saber siquiera la importancia del cargo que buscan, pues algunos solo les dan la debida importancia a las negociaciones que desde la posición que buscan pueden hacer, es más, muchos ni siquiera se ocupan por saber el nivel salarial del cargo que piensan ocupar en caso de obtener el triunfo, pues las inversiones que se hacen tras la búsqueda de la misma son tan elevadas en términos de lo que es el clientelismo que esos chelitos hay que sacarlo a como dé lugar.

Es  por eso que más que con el corazón, cada elector debe de depositar su voto en base a lo que le dicte su conciencia para poder determinar si vale la pena dejar lo que están o por el contrario, saciar el hambre de los que están por llegar a la mansión aquella.

NOTA: El presente artículo forma parte del conjunto de temas dentro del libro de nuestra autoría: nociones de políticas contemporáneas, como se hace política en un país tercermundista.

¿Que opinas sobre esto?