Conmemorando el primer voto femenino en RD

0
891

Dionicio Hernández Leonardo

Un día como hoy, 16 de mayo de 1942, se permitió el voto femenino por primera vez en una elección presidencial en la República Dominicana. Con esa medida, se logró lo que hasta esa fecha era un reclamo insatisfecho. La lucha de las feministas que reclamaban el derecho de las mujeres a votar la encabezó Abigail Mejía, una líder feminista que había fundado una organización denominada Acción Feminista Dominicana.

Cabe señalar que la historia del voto femenino se remonta al 1776, en New Jersey, Estados Unidos de América, donde se autorizó de manera accidental, pero luego fue eliminado. De manera formal, el voto femenino tiene sus inicios en las islas Pitcairn,  Oceanía, en 1838. En Los Estados Unidos de América, la oficialización del voto femenino se remonta a 1920, cuando se aprobó la XIX Enmienda a la Constitución, que le confiere el derecho a votar a las mujeres en las elecciones presidenciales. En América Latina, la historia del voto femenino inicia en Uruguay, 1927. En orden de antigüedad, siguen: Ecuador, 1929; Brasil, 1934; Chile, 1935;  El Salvador, 1939; y República Dominicana, 1942. Es importante señalar que “La Convención de los Derechos Políticos de la Mujer” fue aprobada mediante la resolución No. 640 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de diciembre de 1952, pero entró en vigencia en 1954. Para aprobar esa resolución, la ONU se basó en el Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en el numeral 3 expresa lo siguiente, cito: “La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”.

Termino esta nota con un pensamiento de Kofi Annan, ex secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cito: “La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos”.