Dominicanos solidarios con Chávez se rapan

Hugo Chávez.

El Jacaguero

SANTO DOMINGO (AP) — Con lágrimas en los ojos mientras le cortaban su larga cabellera negra, Leidy Jiménez insistía en que se rapaba como una ofrenda para pedir por la salud del presidente venezolano Hugo Chávez.

Hugo Chávez.

“Nos conmovió mucho cuando vimos al presidente Chávez sin cabello”, luego de someterse a sesiones de quimioterapia para combatir un tumor canceroso, dijo Jiménez a la AP.

Jiménez, de 26 años, y otros 9 integrantes de la organización cristiana ecuménica “Paz Dominicana”, se raparon el jueves frente a la embajada de Venezuela en Santo Domingo para demostrar su apoyo al jefe de Estado y orar por su recuperación.

“Es un sacrificio, pero he asimilado con obediencia la misión; acepté este voto, pidiendo a Dios para que el presidente Chávez se restablezca”, detalló la joven, quien abandonó sus estudios universitarios de trabajo social para dedicarse de lleno a las labores de su grupo religioso.

Dijo que con su ofrenda buscaba que Chávez vea que “no está solo, hay mucha gente enviándole fe, fortaleza y solidaridad”.

Jiménez incluso había acudido el miércoles a un salón de belleza a arreglarse el cabello a fin de exhibir, antes de raparse, la larga y saludable melena que nunca en su vida había cortado al ras.

Cortarse el cabello es “algo muy simbólico” en diferentes religiones, “raparse es como una consagración para lograr propósitos específicos”, explicó a la AP Rafael Guillén, de 41 años, y quien encabeza la organización “Paz Dominicana”.

“Cuando el presidente Chávez apareció rapado, me entró un sentimiento, una inspiración poderosa, como para hacer votos”, recuerda el líder de la agrupación en la que conviven unos 300 miembros de diferentes religiones cristianas.

Guillén también se despojó de su cabellera, pero reconoce que quien hizo el mayor sacrificio fue Jiménez, su pareja y única mujer del grupo que se rapó frente a la sede diplomática. “Por eso, en esta misión, ella es nuestra líder”.

Los 10 integrantes de “Paz Dominicana”, que nunca han tenido ningún contacto personal con Chávez, también entregaron al embajador venezolano, Alfredo Murga, un pergamino con una oración y diversos mensajes de bienestar para el mandatario.

“Se trata de un acto de fe, no solamente en Dios, sino un acto de fe en el proceso que lidera el presidente Chávez”, comentó el diplomático.

¿Que opinas sobre esto?