El modo nocturno de los móviles podría estar haciendo que duermas aún peor ,según un nuevo estudio

El modo noche de los móviles más recientes hace que la temperatura de color de la pantalla pase del azul a un amarillo más apagado. Se supone que activándolo logramos que la luz de la pantalla no interfiera tanto con nuestros patrones de sueño. Un nuevo estudio ha encontrado evidencias justo de los contrario.

El nuevo estudio acaba de ser publicado en la revista Current Biology, y desgrana los resultados hallados por un equipo de investigadores liderado por el doctor Tim Brown.

¿De dónde se han sacado los fabricantes lo de la luz azul? En realidad no se lo han inventado. En unas declaraciones hechas a The Guardian, Brown explica que la idea de que la luz azulada es maña para dormir proviene de un descubrimiento hecho hace más de 20 años. En aquel entonces descubrimos que existe una proteína llamada melanopsina.

La melanopsina sirve básicamente para detectar el brillo. Como es una proteína más sensible a la luz con longitudes de onda corta, se creía que le afectaba más la luz azulada. El problema es que los conos, que son las células que determinan el color en nuestra retina, también juegan un papel importante en los patrones de sueño y su comportamiento es exactamente el opuesto al que creíamos.

Según los resultados de este estudio, lo que importa es la luminosidad de la pantalla, no su tonalidad, pero si fijamos la luminosidad en un valor igual de bajo, resulta que la luz cálida es mucho peor para el sueño que la azulada. La teoría que Brown y su equipo tienen para explicar esto es que en la naturaleza las horas diurnas abundan precisamente en luz cálida o amarilla. El ocaso y la noche, sin embargo, tornan la luz azulada. El estudio solo lo ha probado en ratones, pero el doctor Brown y su equipo se muestran muy confiados en que también es aplicable a seres humanos. De momento es una sombra de duda sobre los modos nocturnos, pero si queremos probar con la iluminación azul tradicional solo tenemos que desactivarlo. [Current Biology vía The Guardian]

Crédito: Gizmodo

¿Que opinas sobre esto?