Estados Unidos se prepara para la llegada del huracán Irene

Un surfista pasea por la plata de Deerfield, en Florida, bajo las lluvias que deja el paso del huracán Irene.- JOE SKIPPER (REUTERS)

El Jacaguero

Estados Unidos.- El huracán Irene se acerca a la costa este de Estados Unidos a una velocidad de 21 kilómetros por hora. Se aleja de Bahamas, donde ha ocasionado inundaciones, cortes del suministro de energía eléctrica y vientos de hasta 185 km/hora. Las primeras previsiones apuntaron a que impactaría en el sur de Florida, donde se debilitaría en dirección al norte. Sin embargo, el huracán de categoría 3 cambió de dirección tras su paso por la República Dominicana, Haití, Bahamas y las islas de Turcos y Caicos. La Agencia Federal de Emergencias norteamericana (FEMA) ha informado que Irene podría afectar a estados atlánticos tan al norte como Nueva York, Massachusetts o Maine.

Un surfista pasea por la plata de Deerfield, en Florida, bajo las lluvias que deja el paso del huracán Irene.- JOE SKIPPER (REUTERS)

Los expertos del Servicio Nacional de Meteorología estadounidense estiman que el huracán Irene tocará tierra por primera vez en el estado de Carolina del Norte, donde ya se han iniciado las primeras evacuaciones. A partir de ahí, podría descender de categoría 3 a 2 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, al entrar en contacto con aguas más frías. El siguiente impacto en territorio estadounidense se espera entre el sábado por la noche y la mañana del domingo en la región que abarca desde el estado de Maryland y la capital, Washington DC, hasta la ciudad de Nueva York.

Diversas autoridades norteamericanas se han dirigido estos días a los ciudadanos para alertarles de la llegada del huracán y los pasos a seguir para evitar las peores consecuencias. Los últimos en hacerlo han sido el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie y Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York. Tanto en Nueva Jersey como en Nueva York, sus respectivos gobernadores han decretado el estado de emergencia para estar preparados de cara a la llegada de Irene.

Esta declaración permite a las autoridades estatales ayudar a los condados, ciudades y pueblos “más efectiva y rápidamente” y posibilita la asistencia por parte del Centro de Gestión de Emergencias, así como conseguir con mayor antelación ayuda de las autoridades federales, según ha explicado el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en un comunicado.

“En este momento, las previsiones no indican que el huracán vaya a impactar directamente a la ciudad de Nueva York, pero sufriremos sus efectos y condiciones propias de una tormenta tropical, como lluvias importantes y vientos de más de 90 km. por hora”, dijo Bloomberg. El alcalde afirmó que los servicios de emergencia están preparados para evacuar este fin de semana las zonas de la costa y aquellos ciudadanos que pudieran quedar atrapados. Irene podría afectar especialmente a Long Island, al este de la ciudad, como un huracán de categoría 2.

El alcalde de Nueva York ya ha ordenado la evacuación de algunos hospitales así como también de algunas casas en las que viven personas mayores, además de invitar a los neoyorkinos a abastecerse de productos de primera necesidad ante el posible golpe de Irene. Bloomberg tampoco ha excluido la posibilidad de que además se produzcan evacuaciones en ciertas zonas costeras de Brooklyn, Queens, Staten Islan y el sur de Manhattan, lo que afectaría a unas 200.000 personas.

“Cuando ves al alcalde de Nueva York dedicando su tiempo a dar una rueda de prensa para avisar a los ciudadanos, es una señal de la seriedad de la situación”, dijo Read en respuesta a las declaraciones de las autoridades. “Estamos viendo también ejemplos de colaboración ciudadana en las redes sociales, y eso siempre ayuda”.

El presidente Obama, que disfruta de unas vacaciones con su familia en el estado de Massachusetts, recibe actualizaciones a diario sobre la evolución del huracán y las preparaciones de los servicios de emergencia, según ha informado Craig Fugate, gerente de FEMA. Obama tiene previsto regresar a la capital el sábado. Fugate ha añadido que una de las mayores preocupaciones en este momento es la falta de costumbre de los ciudadanos de la costa este ante este tipo de acontecimientos, más habituales en el sur del país y los estados del Golfo de México.

El gobierno estadounidense ha buscado colaboración con redes sociales como Facebook para compartir información sobre alertas o la trayectoria del huracán por toda la costa este. Según datos de la Cruz Roja, el 18 por ciento de los ciudadanos acceden a las redes sociales para consultar información sobre este tipo de acontecimientos, un 20 por ciento accederían a internet si no obtienen respuesta de los servicios de emergencia y el 80 por ciento espera que las autoridades rastreen páginas web y redes sociales para localizar posibles víctimas. “Los teléfonos móviles son buenas herramientas, pero no deberían ser las únicas”, declaró Fugate ante la prensa.

El miércoles mismo, miembros de la agencia FEMA participaron en una conferencia retransmitida en directo por Facebook y en la que estudiaron las posibilidades que ofrecen las redes sociales en situaciones de emergencia. Organizaciones como Health 2.0 han convocado un desafío para que desarrolladores de tecnología creen una aplicación para teléfonos móviles con acceso a internet que permita, por ejemplo, elegir a tres personas en Facebook como tu contacto en caso de emergencia. El Gobierno, por su parte, sigue actualizando la página Ready.gov con información sobre cómo prepararse ante la llegada de un huracán, mientras que la ciudad de Nueva York ofrece en su página web un directorio con los distritos bajo orden de evacuación.

Las autoridades podrían ampliar las alertas de huracán o tormenta tropical a partir de la tarde del jueves en la costa este.

El País.com

¿Que opinas sobre esto?