Funeraria que mantenía cadáveres en camiones de mudanza cobró $15 mil dólares por cremación

La funeraria Andrew T. Cleckley Funeral Services ubicada en el vecindario Flatlands en Brooklyn, que apilaba cadáveres de víctimas de COVID-19, los cuales fueron encontrados el pasado miércoles en camiones de mudanzas, cobraba $15 mil dólares por la cremación de los cuerpos, denunciaron este viernes familiares de los fallecidos.

La afroamericana Tamisha Covington, cuya madre Deborah Harris, de 60 años, murió aparentemente por coronavirus, dijo que ella pagó la cantidad a la funeraria que no cumplió con lo acordado y el cuerpo de su progenitora, era uno de los 200 que estaban pudriéndose en los camiones.

Histérica y llorando, Covington salió de la funeraria ayer jueves en la mañana, y dijo que no recibió ninguna respuesta sobre el cuerpo de su madre, quien murió el 9 de abril.

“Me cobraron $15,000 para que mi madre descansara en paz y ¿qué estoy obteniendo por los $15,000?, se preguntó ella hablando con medios locales en las afueras de la funeraria.

“Su cuerpo fue tirado en un camión de U-Haul por el tiempo que quisieron. Estaba comprando la mortaja y tratando de trabajar con estas personas para darle el último adiós a mi madre y sin contacto, sin nada”, agregó la denunciante.

En otro caso, un hombre afroamericano que se identificó como “Peter” dijo que trató en vano de averiguar qué pasó con el cadáver de su ex esposa, que fue llevado a la funeraria el viernes de la semana pasada.

Dijo que en ese momento le dijeron que los refrigeradores estaban llenos y que iban a embalsamarla.

Explicó que le dijo a una empleada dentro de la funeraria que quería ver en cual condición estaba el cuerpo, pero ella le dijo que volviera después.

Se recuerda que la Policía de Nueva York ha iniciado una investigación después de que se recibieran llamadas de vecinos de Brooklyn quejándose por el mal olor que presuntamente provenía de decenas de cuerpos almacenados, frente a una funeraria, en camiones de la cadena U-Haul, normalmente alquilados por horas para mudanzas, y que los agentes pudieron apreciar en estado de descomposición.

Una llamada aseguró incluso que “salía sangre de uno de los camiones”, tras lo cual agentes fueron enviados a la funeraria donde el personal sacaba cuerpos de estos camiones de mudanza para luego tratar de ubicarlos en un camión refrigerador o morgue móvil, indica el periódico digital amNY.

El Departamento de Salud del estado, que regula a las funerarias, informó que fue notificado del problema de almacenamiento de fallecidos y que “la funeraria está haciendo arreglos alternativos”.

Por Miguel Cruz Tejada

¿Que opinas sobre esto?