Guerra psicológica contra Venezuela

0
804

JUAN T H

La primera derrota en una guerra la sufre la verdad, luego la libertad y posteriormente la justicia, que se convierten en palabras sin ningún sentido práctico; como la democracia, que no es más que un instrumento político que sirve para engatusar a esa inmensa masa de personas, sin ojo y sin celebro, que lo cual le impide ver y pensar, y ver más allá de sus propias narices.

Aunque su puesta en práctica tiene siglos, la guerra sicológica, previa a la acción militar, fue desarrollada por Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, “a través de la confusión mental,  la contradicción de los sentimientos, la indecisión, el pánico” que produce miedo a lo peor para provocar, como algo natural y hasta beneficioso, la acción militar, como ha sucedido en muchos países y como está ocurriendo en Venezuela.

Los estrategas militares de Estados Unidos de la actualidad han estudiado y desarrollado todas las técnicas de la guerra sicológica contra pueblos del Medio Oriente, África y América Latina, principalmente.

La comunicación masiva a través de las redes sociales, cadenas de televisión y  agencias de prensa globales, casi al unísono, repiten sus mentiras miles de veces hasta convertirlas en verdades que atentan contra la inteligencia, incluso contra el más común de los sentidos. Venezuela es un buen ejemplo. Como lo fue Chile durante el gobierno constitucional de Salvador Allende. Aún resuenan en mis oídos los “cacerolazos” de las damas “petulantes”, la escasez de alimentos, la campaña mediática, el golpe de Estado,  de Pinochet, los apresamientos, las torturas y  los asesinatos masivos sin que la OEA se pronunciara. Primero la guerra psicológica; después el golpe de Estado. Lo mismo ocurrió en nuestro país durante el gobierno constitucional de Juan Bosch, en1963. La oligarquía, la iglesia católica, la prensa, la difamación y la injuria, el desabastecimiento, etc., hasta el golpe de Estado que terminó en una guerra cívico-militar que no triunfó por la invasión estadounidense, tronchando así los anhelos de libertad, justicia y democracia del pueblo dominicano.

La manipulación y la desinformación se convierten en un arma tan poderosa que es capaz de aniquilar la conciencia de los pueblos políticamente retrasados. La guerra sicológica termina anestesiando la mentalidad ciudadana. (No en balde la gente repite todo cuando dice CNN y otras cadenas de televisión sobre Venezuela y Nicolás Maduro sin detenerse a pensar, a reflexionar; despojada de todo  sentido crítico, sin preguntarse siquiera el porqué de las cosas)

Un estudio internacional realizado por profesores de psicología y psiquiatría señala que “La guerra psicológica utiliza toda arma que pueda influenciar la voluntad del enemigo. Las armas son psicológicas solamente por el efecto que producen y no por su naturaleza misma. Por ello, la propaganda abierta (blanca), secreta (negra) o gris -subversión, sabotaje, asesinatos, operaciones especiales, guerrilla, espionaje, presiones políticas, culturales, económicas y raciales- son consideradas como armas utilizables en el marco de la guerra psicológica.”

Por más de 20 años Estados Unidos, junto a la rancia oligarquía criolla, han intentado derrotar el chavismo, que fue resultado del fracaso de los partidos tradicionales, de lo cual nadie quiere acordarse hoy día. Ningún país de América Latina –y probablemente del mundo- ha realizado más elecciones, incluyendo referendos, en tan poco tiempo como Venezuela bajo la dirección, primero de Chávez y luego de Maduro, tratando inútilmente de legitimarse ante el Coloso del Norte y sus vecinos latinoamericanos, muchos de los cuales se comportan hoy como mezquinos, ingratos y traidores, dándole la espalda.

Venezuela parece estar sola, rodeada de tiburones asesinos esperando el momento preciso para destrozarla y repartírsela en pedazos con sus campos petroleros. Me temo que no pueda salir del aislamiento, que no pueda romper el bloqueo asesino que le impide abastecerse de alimentos y medicamentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here