Hamilton da un golpe en la mesa y Sainz remonta con rabia

0
300
Pasó a Bottas en la salida y recupera el liderato. Verstappen ganó a Ferrari y completó el podio. Carlos, del 12º al 8º ante su grada adelantando en la pista. JUAN MEDINA

Pasó a Bottas en la salida y recupera el liderato. Verstappen ganó a Ferrari y completó el podio. Carlos, del 12º al 8º ante su grada adelantando en la pista

Miguel Sanz

Lewis Hamilton. AFP

Montmeló.- Un accidente entre Lando Norris y Lance Stroll cuando la carrera languidecía hacia otro doblete de Mercedes y el único aliciente era el duelo de lo dos Ferrari, animó el tramo final, las 13 últimas vueltas del Gran Premio de España, de forma inesperada y vibrante al quedar todos los favoritos reagrupados tras el coche de seguridad.

Poco cambió el panorama, excepto para Carlos Sainz que se convirtió en el piloto del día en final de carrera apoteósico: aprovechó el lío para superar a Albon en boxes y luego al otro Toro Rosso de Kvyat tras la resalida, escalando del 11º al 9º de manera soberbia, aprovechando las rendijas que no le dio en pista su McLaren tras sudar la gota gorda media carrera superando a Ricciardo. Una magnífica demostración del español que no se quedó ahí, sino que siguió con Grosjean (Haas), al que primero encimó y luego superó a falta de 6 vueltas a final de recta. La primera gran demostración de Carlos en McLaren para rescatar unos puntos importantísimos para él y el equipo.

Antes del jaleo final, Lewis Hamilton le había devuelto el golpe a Valtteri Bottas, esas seis décimas que le endosó el finés en la calificación del sábado, en los 100 primeros metros de una salida portentosa y que le valieron para alcanzar el liderato y mantenterlo toda la carrera hacia la quinta victoria seguida de Mercedes. Corrijo, el quinto doblete seguido, histórico, doloroso y aplastante para Maranello. El final de recta de la salida fue sensacional, con Bottas emparedado entre Vettel y Hamilton y con los tres pasando limpios de forma milimétrica, si bien el alemán fue el peor parado con un plano que le costó ir a remolque al principio de carrera.

Mientras Hamilton volaba en cabeza separándose de Bottas, Vettel sufría con Leclerc detrás, en el enésimo episodio de órdenes de equipo de esta temporada. Al final dejaron pasar al monegasco, más rápido para que peleara por la última opción de podio con Verstappen. Para eso está hoy en día Ferrari, desde luego no para ganar, sino para lidiar con Red Bull. De hecho tenía mejor ritmo Max que los dos Ferrari.

Las dos paradas sólo sirvieron para mantener líder a Hamilton y que los dos Ferrari (lentísimas las primeras paradas de ambos, 4.4 segundos) se alternaran en la estrategia con una extraña monta de gomas duras a Leclerc, que tuvo que receder su puesto a Vettel, que esta vez era más veloz, poco antes del coche de seguridad. Verstappen mientras tanto aguantaba la plaza de podio que parecía perdida si Leclerc solo paraba una vez, cosa que no ocurrió. Max además aguanta una más que meritoria tercera plaza en el campeonato aprovechando la indefinición permanente de Ferrari, tanto en lo deportivo como en el desarrollo del coche.

Mientras Hamilton suma su victoria 76, rompe la racha de Bottas, recupera el liderato y, parece, se pone ya más serio en su pelea por la sexta corona.  marca.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here