Hamilton gana en una debacle de Ferrari, Sainz 17º pierde una ocasión

0
517

Sainz 19º tras un toque con Verstappen

Lewis Hamilton se ha hecho con una victoria inesperada gracias a una avería en el motor del Ferrari de Charles Leclerc, el piloto del día, cuando se encaminaba hacia un triunfo casi hecho. El monegasco se quedó sin turbo a falta de 11 vueltas y el vigente campeón, que ya estaba contento con el segundo, vio el cielo abierto y logra su primer triunfo del año y la 74 de su carrera deportiva (a 17 de Schumacher).

Fue una debacle total para Ferrari, por causas diferentes. Charles Leclerc no pudo ganar por pura mala suerte, pero hoy se ha postulado como el mejor piloto del equipo y una apuesta muy seria para ser campeón del mundo. En Maranello parecen haber encontrado un verdadero caballo ganador, al que la presión no le puede y es capaz de sobreponerse a la adversidad, como su mala salida.

Vettel vio la puerta abierta para una victoria de libro, cuando el monegasco patinó en la salida y perdió dos posiciones, la primera y la segunda contra Bottas. En lugar de ponerse nervioso, se centró en recuperarse y un error del ganador en Australia le permitió colocarse segundo de nuevo en la vuelta 2. le separaban dos segundos de Seb, pero no iba a suponer un problema.

Vettel, sobrepasado

Con un ritmo infernal, Leclerc le enjugó la diferencia a su compañero, lo alcanzó y lo rebasó como si su coche fuera de un equipo de la zona media. Era la vuelta 6 de carrera y comenzaba una cabalgada estelar a la que Vettel nunca pudo responder. Y es inevitable pensar que quizá Ferrari ha desperdiciado los dos últimos años con un piloto venido a menos y que no es capaz de mantener en los lances apretados de carrera. Podría tener dos títulos en el bolsillo e ir a por el tercero.

Y el calvario del alemán. tetracampeón con un Red Bull intratable en aquellos días, no había terminado. Tras la segunda parada (vuelta 38) Hamilton llegó por detrás y tras un intento fallido, le adelantó haciéndole un verdadero traje. Inerme y sobrepasado, Vettel trompeó él solo y perdió el alerón delantero antes de llegar a boxes. Desde aquí habrá que ver de qué pasta está hecho, pues le espera una temporada muy larga por delante.

Carlos Sainz empezó con una salida espectacular, en la que dio cuenta del Hass de Magnussen sobre el semáforo. Luego se lanzó en pos de Verstappen, al que alcanzó y tuvo adelantado completamente, pero el holandés no quiso ceder su quinta plaza y quizá el madrileño tampoco no le dejó ningún espacio adonde ir. Son acciones muy justas que se ven muy bien en la tele, pero que se dirimen en centímetros.

Video insertado

F1 en Movistar+

@movistar_F1

Problemas en el morro para Carlos Sainz.

95 personas están hablando de esto

Sabiendo de las artes poco limpias de ‘Mad Max’, quizá Carlos debió haber intuido que se podía producir el toque, como sucedió finalmente. No fue gran cosa, pero suficiente para dañar el ala delantera del McLaren, que empezó a arrastrar por el suelo. Corría la vuelta 4, y se veía obligado a entrar en boxes tras perder mucho tiempo para llegar. Una verdadera lástima. Acabó la carrera decimonoveno tras retirarse por avería al final.

La investigación de los comisarios sobre el incidente no dilucidó sanción para ninguno de los pilotos. Una pena para Sainz, pues su coche iba de lujo en esta pista. El quinto estaba a tiro en la carrera de hoy, pero habrá más oportunidades y el español debe olvidarlo de inmediato.

Luego, Carlos reveló que un problema en la caja de cambios que el hacía perder “un segundo por vuelta”, por lo que no habría podido estar en los puntos. “Yo he intentado todo lo que debía, pero Verstappen me ha dado muy fuerte. Lo que está bajo mi control lo estoy haciendo bien”, aseguraba.

Norris, sexto, y 8 puntos para McLaren

Y Lando Norris, que en la salida cayó al 13º, no se puso nervioso y se dedicó a poner el ritmo que le ofrecía un muy buen McLaren. Llevó al coche hasta la meta y gracias al doble abandono final de los Renault y logró el sexto puesto. Son los primeros puntos del equipo de Woking, aunque el MCL34 ha demostrado que tiene una camino esperanzador por delante.