La gloria en cinco penaltis de España

0
195
Los jugadores celebran el fallo de Bruno Alves. / ALEJANDRO RUESGA

El Jacaguero

ESPAÑA.- El árbitro turco Cüneyt Çakir pitó el final del partido y sobre el campo Iker Casillas quedó en cuclillas, con la cabeza gacha y la mirada perdida en el césped, como intuyendo lo que pasaba a partir de ese momento, consciente, de nuevo, de que en 11 metros se decidía todo. Empezaba un partido que en el mejor de los casos, duraba 10 remates. Una batalla psicológica que cada cual afrontó a su manera. Iker se fue al banquillo, se quitó los guantes, liberó el habitual vendaje que lleva en las muñecas, se quitó el culotte bajo los pantalones y buscó aire. Cada cual a su manera, los cinco lanzadores interiorizaron el momento: Xabi Alonso, Iniesta, Piqué —“no había terminado el partido y ya estaba pidiendo tirar uno”, bromeaba ayer su padre—, Sergio Ramos y Cesc buscaron la capacidad mental para sacar adelante un momento tan trascendente.

Los jugadores celebran el fallo de Bruno Alves. / ALEJANDRO RUESGA

A Cesc Fàbregas le cambió la cara nada más pitar el árbitro. Se le acercó Pedro y ni le habló. Se le acercó Xavi y lo mismo: su cabeza era un penalti. Y era el quinto. “Lo pedí yo. Me dijo Toni [Grande] que tirara el segundo, pero le dije que no, que el quinto. Hombre, seguro, seguro de que lo iba a marcar no estaba, pero por la mañana tuve un presentimiento, intuía que acabaríamos en penaltis y que si tiraba el quinto, lo marcaba. Tenía como un deja vu de hace cuatro años, la sensación de que iba a pasar y ha salido a la perfección”.

“Se la pico y que sea lo que Dios quiera”, dice Sergio Ramos que pensó antes de tirar

Cesc reconoció que el partido fue una prueba muy complicada para él: “Jugar de delantero contra dos centrales como Pepe y Alves supone un examen muy difícil. Son muy pesados, muy fuertes, muy duros, me lo he pasado bien. Por eso dije que jugué fatal, era la sensación, vosotros desde fuera diréis”. Explicó, también, que pensaba tirarlo por el medio: “En el último segundo tiré a asegurar, porque siempre cambio al final. Contra Buffon lo cambié”, recordó. También aquel día, en junio de 2008, le habló al balón: “Solo le he dicho que tenía que entrar”.

La tanda empezó mal. Rui Patricio le cazó el tiro a Xabi Alonso en el primero. Antes de que lanzara, Pepe se acercó a su compañero en el Madrid a decirle algo al oído, cosa que no le hizo gracia al vasco. También Ronaldo habló con Rui Patricio. “No sé qué dijeron. Me ha hecho una buena parada, me acertó, ha llegado largo. Cosas que pasan. Fue gran mérito suyo”, reconoció el de San Sebastián, que pasó el día de ayer con su mujer y su hijo Jon.

“La parada de Iker nos ayudó mucho”, reconoció Iniesta, que vivió con cara de rabia los lanzamientos de los penaltis. “Dije que quería tirarlo. Me tocaba, por el momento, por la experiencia, había que tirar el penalti porque me sentía con mucha confianza”. Iniesta desveló que pensaba lanzar al otro lado: “Pero vi el movimiento del portero y cambié”.

Fuente: Elpais.com