La ONU advierte de que la hambruna se extiende en Somalia

Un grupo de personas espera ayuda en un campo de refugiados, ayer en Mogadiscio.- ISMAIL TAXTA (REUTERS)

El Jacaguero

“La crisis en el cuerno de África se ha agravado hasta hacerse dramática”, aseguró Jacques Diouf, director general de la Organización para la Alimentación y Agricultura (FAO) en su discurso de apertura de la cumbre de esta agencia de Naciones Unidas, ayer en Roma, convocada apenas tres semanas después de la última. La acción internacional no está logrando paliar la tragedia causada por la sequía, los altos precios de los alimentos y los conflictos bélicos. “La hambruna se ha extendido a otras tres zonas de Somalia y es probable que afecte a las áreas meridionales del país para fines de agosto”, advirtió Diouf.

Un grupo de personas espera ayuda en un campo de refugiados, ayer en Mogadiscio.- ISMAIL TAXTA (REUTERS)

Etiopía y Kenia siguen asistiendo a la afligida y masiva procesión de hombres, mujeres y niños que cruzan sus fronteras, al tiempo que tienen que hacer frente a la falta de lluvias. Algo que indigna al director de la FAO: “Es inadmisible que, en nuestro tiempo, con los recursos financieros, las tecnologías y los conocimientos de que disponemos, más de 12 millones de personas puedan llegar a morir de hambre”, declaró.

Las ayudas llegan lentamente a las áreas afectadas para satisfacer las necesidades inmediatas. Pero Diouf no solicitó solo respuestas a la emergencia sino también acciones a largo plazo. “La sequía”, explicó, “no es una novedad en la región y su intensidad, gravedad y frecuencia pueden aumentar en los próximos años por el cambio climático. Tenemos que ayudar a estas poblaciones a construir un futuro. Hoy hemos de salvar vidas, pero debemos contribuir, al mismo tiempo, a la reconstrucción de medios de vida sostenibles a fin de evitar otras catástrofes en el futuro”. La comunidad internacional -esta es la apelación que se elevó como un grito de la reunión- debe preocuparse por preparar a las poblaciones locales más de lo que ha hecho hasta ahora.

La situación, dijo el director de la FAO, es resultado de tres décadas de inversión insuficiente en agricultura y desarrollo rural, cuando la infraestructura hídrica, el almacenamiento, las carreteras y el transporte deberían ser la prioridad principal de los Gobiernos y los donantes. En una región donde la supervivencia del 80% de la población depende de la producción agrícola y ganadera (pero donde solo se riega el 1% de la tierra cultivable, en comparación con el 7% en África y el 38% en Asia, según datos de la ONU), la FAO pide que las ayudas se centren en estos sectores.

“Los pastos y los pozos de agua han sido considerablemente dañados por años de sequía, y la producción agrícola se ha reducido incluso en algunas de las zonas más productivas de Somalia. La falta de inversiones, el deterioro de los recursos y los conflictos han agudizado estos graves problemas”, consideró Diouf.

Y no es que escaseen las ideas y los proyectos. Diouf repasó los planes de ayuda pactados entre los organismos humanitarios y Etiopía, Kenia, Uganda, Somalia y Sudán. Falta el dinero. “Disponemos de planes de inversión aprobados, pero falta su financiación. Si los Gobiernos y donantes no invierten ahora, la espantosa hambruna que estamos tratando de combatir ahora volverá nuevamente y será una vergüenza para la comunidad internacional”, concluyó el responsable de la FAO.

¿Que opinas sobre esto?