Ola de calor en España deja tres muertos y hasta 46,6 grados

0
165

MADRID.– La primera ola de calor del verano en España, que ha provocado la muerte al menos de tres personas, ha llevado el termómetro a temperaturas de hasta 46,6 grados, registrada en el sur del país, en la localidad de El Granado, en la provincia de Huelva.

El fuerte calor, que en principio remitirá a partir de este lunes, comenzó el miércoles 1 de agosto y los peores días de calor, en general, han sido el viernes y el sábado.

La ausencia de nubosidad generalizada, el bochorno y los termómetros elevados seguirán siendo protagonistas en casi toda España al menos hasta el lunes, día en el que más de 30 provincias seguirán en alerta.

No obstante, la situación mejorará y cada día y cada noche el calor perderá intensidad. Esto llegará después de una ola de calor de seis días en la que ayer sábado se registraron las temperaturas más altas: las estaciones meteorológicas de municipios de Huelva, Badajoz, Córdoba y Sevilla marcaron temperaturas entre los 44 y 46,6 grados.

Las tres últimas noches en estas zonas, al igual que en la mayor parte del país, han sido sofocantes y de insomnio; por ejemplo, en Barcelona, en el puerto de Palma, en Alajar (Huelva) y en Serradilla (Cáceres) las mínimas estuvieron alrededor de los 28 grados.

Frente a este calor, otros tuvieron más suerte, sobre todo en zonas altas: ayer se registraron mínimas de 9,8 grados en Cedrillas (Teruel) o de 10 en Benasque (Huesca), a primera hora de la mañana.

Hoy los termómetros han marcado mínimas incluso por debajo de esos 10 grados, como en Villablino (León), donde ha amanecido con 7,7 grados, o en Palacios de la Sierra (Burgos), con 8,7 grados.

Las máximas hoy domingo, según los datos registrados por la Aemet, se han alcanzado esta mañana otra vez en Extremadura, en Mérida y en Badajoz, con casi 42 grados.

Estas altas temperaturas han dejado estos días, por golpes de calor, tres fallecidos, dos en Murcia y uno en Barcelona. También hay dos hombres hospitalizados, uno en Murcia, que evoluciona favorablemente, y otro en Cartagena, que sigue grave.

Las autoridades, tanto sanitarias como de Protección Civil, recomiendan siempre en esta época limitar la exposición al sol, mantenerse en lugares correctamente ventilados, ingerir comidas ligeras y regulares y beber frecuentemente agua y líquidos.

Además, no hacer ejercicios físicos prolongados en las horas centrales del día.

Cuando hace tanto calor, el riesgo de incendios también aumenta y esta vez se ha visto agravado en algunos puntos del interior y Pirineos por las tormentas secas, que se producen precisamente por el elevado calor y la formación de nubes de tormenta que no están suficientemente cargadas de agua para provocar chubascos pero sí para que se den rachas de viento fuerte y caigan rayos.

A día de hoy, el mapa de incendios de la península y Baleares sigue prácticamente todo en rojo -riesgo extremo- y naranja -muy alto-; La Palma, El Hierro y Tenerife también están en naranja.

Por eso hay que extremar las precauciones en las actividades en el campo y no arrojar cigarrillos, basuras y, especialmente botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol: las negligencias provocan gran parte de los incendios, recuerda Protección Civil.