Osiris De León propone plan de ordenamiento territorial

Osiris De León propone plan de ordenamiento territorial.

El Jacaguero

SANTO DOMINGO, RD.- El ingeniero geólogo Osisis De León definió como urgente la necesidad de una nueva ley de ordenamiento territorial que facilite la reubicación de las personas que viven en zonas bajo  riesgo permanente de inundaciones, y abogó porque  se prohíba que  las márgenes de ríos y arroyos sean utilizadas como emplazamientos urbanos informales.

Osiris De León propone plan de ordenamiento territorial.

“Si pasamos revista a las tragedias que hemos sufrido en las márgenes de nuestros ríos durante el paso de los huracanes David, Georges e Irene, durante las tormentas Jeanne, Noel, Olga y Emily, y durante vaguadas ocasionales, veremos que en total más de dos mil personas han perdido la vida en el río Blanco de Jimaní, en la Mesopotamia de San Juan de la Maguana, en Bella Vista de Santiago, en San José de Ocoa, en Villa Altagracia, en San Cristóbal, en Baní, en Nagua y en otras partes del país”, expuso el también directivo de la Academia de Ciencias de la República Dominicana.

Osiris De León.

De León propuso igualmente la formulación de un plan de  ordenamiento territorial de las áreas de crecimiento urbano para separarlas de las áreas de crecimiento industrial, “y una micro zonificación sísmica de todos los suelos destinados a la expansión urbana, a fin de que las construcciones, especialmente las escuelas y hospitales, respondan fielmente a las características dinámicas de esos suelos, priorizando las planicies de rocas de buena calidad, ya que las edificaciones construidas sobre rocas de buena calidad resisten los terremotos”.

Recordó  que “cada vez que sufrimos los efectos directos o indirectos de las vaguadas, depresiones tropicales, tormentas tropicales o huracanes, es preciso acudir a socorrer a decenas de miles de familias humildes que habitan a orillas de ríos, arroyos y cañadas, así como en zonas costeras, y en zonas montañosas susceptibles a los deslizamientos, en interés de salvar vidas en alto riesgo”.

Recomendó  reubicar en ciudades satélites construidas en terrenos del Estado Dominicano a todas las personas que hoy habitan en las márgenes de los ríos y arroyos que son vulnerables a las repentinas inundaciones, especialmente los que habitan en las márgenes de los ríos Ozama, Isabela, Haina, Nigua, Yubazo, Nizao, Baní, Ocoa, Jura, Yaque del Sur, Blanco, Yaque del Norte, Bajo Yuna, Camú, entre otros.

Dijo que el Estado entregar a las familias reubicadas un derecho de uso indefinido de la vivienda, pero no un derecho de propiedad definitivo, de forma tal que si esa familia  decide mudarse a otro lugar entonces el Estado asigne  la vivienda a otras personas necesitadas, en el entendido de que eso evitaría la venta de la vivienda.

Consideró De León que durante el largo y costoso proceso de reubicación de las personas,  se debe conocer y aprobar una ley de ordenamiento territorial que prohíba e impida que en el futuro las márgenes de ríos y arroyos sean utilizadas como emplazamientos urbanos marginados, o como emplazamientos industriales, encargando a la policía ambiental, al cuerpo de  bomberos, a la policía municipal y a la Defensa Civil, de la vigilancia permanente para que se cumpla la ley.

Planteó igualmente que los ayuntamientos, a través de sus departamentos de planeamiento urbano, “se abstengan  de autorizar construcciones en zonas vulnerables a inundaciones, previa resolución de prohibición, debiendo la sala capitular vigilar para que esa normativa sea cumplida al pie de la letra, porque muchas veces las personas que son movilizadas desde la zonas vulnerables, y beneficiadas con apartamentos del Estado, venden sus apartamentos y vuelven a vivir en las zonas marginadas inundables”.

“Los dirigentes políticos deben abstenerse de propiciar el emplazamiento de la gente pobre a orillas de ríos y arroyos susceptibles a las inundaciones, sobre la base de que el Estado debe ayudar a las familias pobres que son víctimas de las crecidas de ríos y arroyos, porque muchas veces las personas humildes son estimuladas por dirigentes políticos para que se emplacen en las zonas vulnerables a la espera de que una tragedia sensibilice al gobierno para ayudarles con una vivienda, pero en esa larga espera de esperanza muchos ciudadanos humildes encuentran la muerte súbita cuando llega la inundación”, puntualizó el experto y dirigente del Partido Reformista Social Cristiana.

De León fue entrevistado en el programa Pulso Nacional, a que producen los periodistas Osvaldo Soriano y Luis José Chávez a través de Cine Visión –  Canal 19

 

¿Que opinas sobre esto?