¿Por qué debes evitar beber alcohol durante la cuarentena?

El límite social en el consumo de alcohol se pierde durante la cuarentena.

La pandemia del coronavirus ha obligado a prácticamente a todas las personas en el mundo entero a permanecer en sus casas para así mantener la distancia social que se necesita para evitar la propagación de este virus que ya ha provocado miles de muertes en el planeta.

Conforme avancen los días, el llamado aislamiento social podría traer otras consecuencias negativas. ¿Por qué lo decimos? De seguro que ahora que estás en casa, has pensado que una buena compañía podría ser una buena copa de vino o una cerveza.

Mucho hemos leído de los beneficios de tomar una copa y más en estos días en donde algunos aseguran que beber un poco puede ser el mejor aliciente para afrontar la cuarentena. Quizá esto sea verdad, pero no tiene el mismo efecto en todas las personas.

Eso lo explica el doctor Claudio Waisburg, neurólogo y director médico del Instituto SOMA, en Argentina, quien ha recomendado a todos aquellos que tienen como hábito beber una copa de vino al día, lo suspendan mientras se mantiene la cuarentena.

Según Waisburg, hay quienes les dan mal uso a las bebidas alcohólicas, pues muchos los ven como una medicina o como un tranquilizante para poder sobre el estrés y la ansiedad que provoca el coronavirus y la cuarentena. El problema es que estar encerrados en casa hace que se pierda el “límite social” que nos pone un freno a la hora de consumir alcohol.

“Cuando las personas toman, hay un espacio social que los controla y les recuerda cómo hay que comportarse en relación a ciertas normas, códigos, en qué situación se llega al trabajo o una reunión, etc. Y, como durante la cuarentena no vamos a estar expuestos a este límite social, puede ser que no logremos darnos cuenta de que estamos pasando a un consumo más preocupante”, dice el neurólogo.

También, el especialista indica que las bebidas alcohólicas son “potenciadores de emociones”, por lo que podrían tener en nosotros efectos negativos, ya que podría ponernos más eufóricos e intensos; además, puede desencadenar a desajustes conductuales , excitación psicomotriz, conductas agresivas o a un cuadro de intoxicación, como el coma alcohólico.

Además el alcohol altera la estructura del sueño, lo que nos llevaría a sufrir de más estrés, ansiedad, y malestar. También puede provocar alteraciones cognitivas, falta de energía e irritabilidad.

¿Que opinas sobre esto?