Por qué el coronavirus es un problema para las personas con diabetes

Probablemente hayas notado que la diabetes siempre aparece en la lista de factores que potencian una infección por el nuevo coronavirus (COVID-19). La buena noticia es que las personas con diabetes (de cualquier tipo) no parecen tener un riesgo más alto de contraer el virus, sin embargo, si lo contraen, hay más probabilidades de que sufran una enfermedad más grave.

“Los datos recientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) indican que entre los diagnosticados con el COVID-19, apenas un 10% tienen diabetes, y esa es más o menos la prevalencia en la población general de EE. UU.”, explicó el doctor Robert Eckel, presidente de medicina y ciencias de la Asociación Americana de la Diabetes (ADA). También advirtió que, lo que sucede en EE. UU., podría ocurrir en otras partes del mundo.

El doctor Paul Stewart, profesor de medicina de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, dijo que “no hay motivos para que los pacientes diabéticos tengan un riesgo más alto (de contraer una infección con COVID-19)”. Stewart es autor de un editorial publicado en la edición de mayo de la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, que resalta cómo las personas con ciertos trastornos endocrinos, como la diabetes, podrían enfrentarse a riesgos adicionales ante el COVID-19.

También anotó que las personas con diabetes que han sido hospitalizadas parecen ser más propensas a morir de la infección. Pero todavía no está claro si esto es provocado directamente por tener diabetes o por otro factor. “Podría tan solo ser una función de la edad, en lugar de la diabetes en sí”, dijo.

Eckel apuntó que algunos datos chinos sugieren que la tasa de mortalidad más alta en las personas con diabetes podría en realidad deberse a una enfermedad cardíaca subyacente. Pero hasta que los investigadores tengan más datos y tiempo para interpretar la información, no estará claro si la diabetes tiene un rol independiente en esos resultados más graves.

¿Qué significa esto?

Ambos expertos dijeron que las personas con diabetes deben seguir las mismas normas que se recomiendan a todos los demás. La clave es evitar la infección en primer lugar.
Eso significa lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara, quedarse en casa siempre que sea posible, y mantener distancia de las personas con las que no vivimos.

Los CDC recomiendan al menos dos metros (6 pies), y utilizar máscaras de tela cuando se está en áreas públicas donde mantener una distancia segura de los demás resulta difícil.

“Las mismas precauciones para evitar la infección que aplican a todos los demás también aplican a las personas con diabetes”, señaló Eckel. Stewart se mostró de acuerdo, y agregó que “el panorama científico indica que estas personas deben autoconfinarse, para intentar reducir las probabilidades de infección de la misma forma que la población general”.

Si tienes diabetes y acabas con una infección grave con COVID-19, Eckel dijo que es buena idea llevar tus suministros al hospital, sobre todo si eres dependiente de la insulina, ya que, los hospitales quizá no tengan todos los tipos de insulina a mano. Lo mismo aplica a los suministros para los monitores de glucosa o las bombas de insulina.

Añadió que algunos hospitales quizá no le permitan llevar sus suministros, y si es así, debe seguir las normas. Incluso, si te encuentras suficientemente bien para hacerlo, algunos hospitales te permitirán seguir tratando la diabetes por tu cuenta.

Teniendo esto en cuenta, el último consejo de Eckel fue: “Se inteligente, toma precauciones y mantente seguro”.

HOLADOCTOR

¿Que opinas sobre esto?