¿Qué se le regala a la reina?

Image copyright
Getty

Image caption

¿Qué regalar a alguien que lo tiene todo?

Isabel II de Reino Unido cumplió 90 años este jueves y en medio de salvas reales salió a la calle a saludar a los que se acercaron a felicitarla.

Le entregaron decenas de ramos de flores y tuvo su pastel y su posado de cumpleaños.

Después, llegaron los regalos.

¿Pero con qué se obsequia a una mujer que ya lo tiene todo?

¿Un cojín de pedos?

Los miembros de la familia real reciben todo tipo de regalos extraños, asegura la historiadora experta en monarquías Kate Williams.

“Les llega de todo. A la reina le mandan botellas de leche, porciones de pastel, galletas. Quizá le ven cara de hambre”, bromea.

Image copyright
Reuters

Image caption

La reina se conformaría con un cojín de pedos en Navidad, asegura la historiadora Kate Williams.

“Creo que la reina estaría encantada de recibir una caja de chocolates y poner los pies en alto”, dice.

“Históricamente ha preferido regalos baratos: en Navidad, un cojín de pedos, un gorro de ducha, ese tipo de cosas”, cuenta.

“La princesa Diana fue víctima (de esa preferencia). Le regaló jerseys de cachemira y fue un gran error”.

Algo casero

La duquesa de Cambridge conocía las dificultades de la que habría sido su suegra, Lady Di, en este campo.

Y admitió que a ella misma le faltaron ideas sobre qué regalar a la abuela de su esposo durante la primera Navidad en Sandringham, la casa de campo de los reyes en Inglaterra.

Image copyright
Reuters

Image caption

Decidir qué regalar a Isabel II fue un quebradero de cabeza durante la primera Navidad juntas, cuenta Kate Middleton.

Al final, optó por un frasco de chutney casero, una salsa dulce y picante originaria de India y muy popular en Reino Unido.

“Estaba preocupada por el regalo de Navidad de la reina. “Dios, ¿qué debería darle?”, pensaba”, contó en su primera entrevista televisiva.

Entonces pensé en qué les regalaría a mis propios abuelos. Y decidí hacer algo yo misma, lo que pudo haber salido muy mal. Hice chutney con la receta de mi abuela”, recordó.

“Estaba bastante preocupada, pero al día siguiente me di cuenta de que lo habían puesto en la mesa”, añadió.

Por su parte el presidente de China, Xi Jinping, optó por mostrarle a la reina el talento de su familia al regalarle dos CDs con canciones de su mujer, Madame Peng Liyuan.

iPods no

Cuando en 2009 el presidente de Estados Unidos Barack Obama regaló a la reina un iPod en el que había grabado sus discursos suscitó fuertes críticas.

Image copyright
Getty

Image caption

Obama no acertó con su regalo, según la prensa.

Tampoco fue del gusto de los medios que al exprimer ministro Gordon Brown lo obsequiara con DVDs de películas clásicas estadounidenses codificadas para que solo pudieran verse en EE.UU.

Le ha ido mejor a su esposa, la primera dama Michelle Obama, con lo de los regalos a la reina.

En su última viaje a Londres le entregó un florero de plata de la casa Tiffany, decorado con un panal y abejas.

Y de regreso a la Casa Blanca se llevó una caja regalo que contenía té de hierba luisa, dos pequeños frascos de miel y un frasco de mantequilla.

Tentempiés monumentales

De acuerdo a las normas, la familia real no puede quedarse con los regalos que recibe.

Oficialmente pertenecen a todo el país y debe hacerse cargo de ellos la Royal Collection Trust, una organización benéfica establecida por la propia reina en 1993.

Si le regalan animales vivos, son donados al zoo de Londres.

Y los objetos de menos valor de US$200, como flores, son entregados a organizaciones de caridad o directamente a los empleados.

Pero con la comida la norma no aplica. Los miembros de la casa real pueden comer todo aquello que les regalan.

Quizá fue eso lo que tuvo en mente el presidente alemán, Joachim Gauck, cuando le entregó a la reina una maqueta de la Puerta de Brandeburgo, el monumento de Berlín, hecho de mazapán.

Image copyright
Getty

Image caption

El regalo del presidente de Alemania no fue de tamaño real, pero no se quedó corto.

Aunque no se sabe qué fue lo que Isabel II hizo con el monumental postre.

Una bolsa de sal

El año pasado el gobernador de las Islas Vírgenes Británicas, David Pearey, le regaló a la monarca una bolsa de sal.

Image copyright
Getty

Image caption

La Isla de Sal es un territorio soberano de Reino Unido.

Una libra de sal es lo que tradicionalmente se entregaba al soberano de Reino Unido en concepto de renta por la Isla de Salt, una de las que conforman el archipiélago caribeño, territorio británico de ultramar.

La costumbre se remonta a los días de la reina Victoria (1819-1901), cuando la sal se producía en la isla.

Polvo de hadas y mangos

Cada año se publica la lista oficial de regalos recibidos por la familia real.

Así que cualquiera que se vea en el apuro de tener que obsequiar con algo a uno de sus miembros podría buscar en ella inspiración.

La lista del año pasado contenía varias ofrendas curiosas de líderes mundiales, estrellas deportivas y, en general, gente de bien.

El príncipe Carlos recibió un paquete de polvo de hadas cuando visitó Nueva Zelanda en noviembre y un motón de dátiles— 32 paquetes y dos cubos— y un frasco de mantequilla batida en Arabia Saudí.

Image copyright
PA

Image caption

El príncipe George ha recibido regalos más inusuales que los peluches.

Al poco de nacer en 2014, el príncipe George, hijo de los duques de Cambridge, atesoraba toda una serie objetos extraños procedentes de Australia o Nueva Zelanda; entre otros, una capa de piel de zarigüeya.

Aquél año la princesa real Ana, la única hija de Isabel II, recibió una caja con 100 mangos del presidente de Paquistán, Mamnoon Hussain.

Nada que ver con el regalo con el que obsequiaron al príncipe Andrés, su hermano: un misil tierra-aire del fabricante MBDA Systems.

Al duque de Kent, nieto del rey Jorge V y la reina María y primo de Isabel II, lo agasajaron con una pintura de una lavadora.

En caso de duda, diamantes

Asimismo, la lista oficial de regalos revela que cada año la reina es agasajada también con objetos preciosos.

Por ejemplo, el año pasado, el presidente de Sri Lanka le obsequió con un broche de diamantes y zafiros.

Image copyright
Getty

Image caption

Isabel II tampoco le hace ascos a las joyas.

Por joyas también optó el príncipe Felipe, duque de Edimburgo y rey consorte cuando se casó con la que sería la monarca más longeva de Reino Unido.

Él mismo diseñó el anillo de compromiso de 11 diamantes y también el brazalete que le regaló el día de la boda, en 1947.

Por lo tanto, no solo de gorros de ducha y frascos de chutney vive la reina.

Fuente de noticia

3 comments

  • Joeby Ragpa

    This template is so awesome. I didn’t expect so many features inside. E-commerce pages are very useful, you can launch your online store in few seconds. I will rate 5 stars.

    Reply
    • Alexander Samokhin

      This template is so awesome. I didn’t expect so many features inside. E-commerce pages are very useful, you can launch your online store in few seconds. I will rate 5 stars.

      Reply
  • Chris Root

    This template is so awesome. I didn’t expect so many features inside. E-commerce pages are very useful, you can launch your online store in few seconds. I will rate 5 stars.

    Reply
Leave a Reply