¿Si me cancelan la visa, debo comenzar desde cero el proceso para entrar a EEUU?

Francisco entró a Estados Unidos varias veces como turista, pero en el último viaje le revisaron el teléfono y le cancelaron la visa por cinco años. Ahora pregunta qué puede hacer para recuperar su visa de turista B2 e ingresar nuevamente de forma legal al país.

Francisco, cuyo nombre no es Francisco porque pidió mantener su identidad resguardada, tenía una visa de turista (B2) y había viajado cuatro veces a Estados Unidos en los últimos cuatro años. “Siempre responsable, respetando la ley”, cuenta en un correo electrónico enviado a la redacción de Univision Noticias. “Jamás me pasé del tiempo permitido, ni cerca a ello”, agrega.

Pero en el último viaje “lamentablemente pasó algo malo”, cuenta. “Fui con un conocido que me mintió sobre la compra de un crucero a bajo precio. Yo accedí y en el crucero nos detuvieron. Ahí me enteré de que esta persona compró los boletos del viaje con tarjetas ajenas. No me culparon a mí de ningún cargo, pero me cancelaron la visa”, contó.

Papeles falsos

Antes del viaje, Francisco se hospedó en un hotel en Miami, Florida, donde conoció a personas “que me fueron contando lo que hacían”.

“Por ejemplo, uno de ellos me contó que había obtenido un número de Seguro Social falso, y también una tarjeta de residencia (greeen card) Y mi error fue hacerle a un amigo una consulta por WhatsApp sobre el tema. Puntualmente, la pregunta fue ‘qué opinas de esos green cards y social falsos’”, explicó.

Pero la historia no acaba aquí. “En el mismo hotel escuché a otro que, mientras estaba de vacaciones en Estados Unidos, ganaba un dinero extra en eventos en un restaurante. Y esa persona me dio el contacto de WhatsApp”.

“A ese contacto le escribí preguntándole si tenía un evento disponible”. Ese fue el segundo error.

Francisco cuenta que fue descubierto a bordo del crucero por agentes federales de inmigración.

“Cuando nos detuvieron revisaron mi (teléfono) celular y vieron las dos preguntas en el WhatsApp. Me deportaron alegando que eso no está permitido. Y sobre lo del crucero (de ganar un dinero extra) me dijeron que me salvé de una pena legal”, se lee en el correo electrónico.

El inmigrante añade que “opté por la opción de la salida voluntaria”. Pero las autoridades federales de inmigración le cancelaron la visa de turista “y me dijeron que debía cumplir un castigo de cinco años”.

A los pocos días le asaltaron las dudas. “¿Debí optar por la opción de pedir ver a un juez de inmigración y salvar mi visa?”, pregunta. Y argumenta: “Nunca tuve un antecedente, ni menos aún problemas. Tampoco un trabajo sin permiso”.

Ahora estando en Perú, Francisco también quiere saber si puede apelar el castigo “antes de cumplir los 5 años” y cómo.

Problema serio

Para el abogado de inmigración Jaime Barrón, quien ejerce en Dallas, Texas, el problema de Francisco “es serio” y deberá sortear una serie de escollos “para que le den nuevamente una visa” y pueda intentar nuevamente ingresar a Estados Unidos.

“La mayor de todas las dificultades es que desgraciadamente el gobierno tiene documentado una posible falta migratoria”, agrega Barrón. “Una violación a las leyes de inmigración que influirá en la decisión que tome el oficial consular dentro de cinco años”.

“Francisco no debe olvidar que, cuando venza el plazo del castigo impuesto al haber sido cancelada la vida de turismo, que todo caerá bajo la absoluta discrecionalidad del cónsul que atienda su caso cuando pida perdón para que le den una nueva visa”, añade.

Barrón también explicó que “dependiendo de los antecedentes del caso, Francisco pudo haber solicitado presentarse ante un juez, pero si lo hacia iba a quedar detenido hasta el día de la audiencia, y eso pudo haber demorado un tiempo”.

“Y el asunto es que, con una visa de turismo, debe haber algo más que argumentar que sólo la admisión por este motivo para que el juez le restituya la visa. Y para eso hay que buscar consejo legal y preparar un caso. No es un juicio fácil de ganar”, argumentó.

La salida voluntaria

Barrón explicó además que, “en algunos casos la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) acepta revertir la salida voluntaria, pero sólo en ciertos casos cuando se detecta un error o cuando el gobierno descubre que la persona tenía, por ejemplo, un camino o una vía para alcanzar la residencia legal permanente (green card)”.

“Pero no hay nada garantizado. Y en ciertos casos, la salida voluntaria puede, por razones estratégicas, resultar conveniente para después regresar, porque la persona tendrá que gestionar menos perdones para luego conseguir una visa”, detalló.

Otros abogados consultados por Univision Noticias también señalaron que, antes de optar por la salida voluntaria, el inmigrante debe averiguar si, una vez ponga un pie fuera de Estados Unidos, será admisible legalmente en el futuro.

Con información de Univision

¿Que opinas sobre esto?