¿Tener un hijo o hija gay o lesbiana es ser padres fracasados?

La preferencia sexual no debe ser un elemento para el rechazo de las personas que manifiestan orientación hacia otra de igual sexo, sino ser comprensivos con ellas, aceptarlas, amarlas y respetarlas.

Es el concepto de las psicólogas clínicas Alexandra García Payamps, Evelin Bueno Grullón, Martha Pérez Mencía y Ana Daysi Díaz.

Las cuatro profesionales de la psicología analizaron el caso de Daihany, hija de Ana Daysi, quien desde pequeña dio manifestaciones de tener una orientación sexual hacia una persona de sexo, pero que como madre se resistía a aceptar.

Al participar en el programa Entre Adultos, que produce el médico psiquiatra Héctor Guerrero Heredia y conduce el también psicólogo clínico Eladio Hernández De la Rosa por ZTV en YouTube y la Z101.3 FM, Ana Daysi explicó todo el proceso que pasó para asimilar que su hija era lesbiana.

“Nunca pensé que en mi casa tendría a alguien con sexualidad diferente”, expuso, y afirmó que buscó ayuda psicológica, pese a ser profesional en el área porque en su caso actuaba más como madre que como psicóloga.

Narró que sus dos hermanos mayores eran sus confidentes y aliados, salían con ella a fiestas y lugares donde ésta se reunía con sus iguales y personas con diferentes orientaciones sexuales, pero siempre la protegieron y respetaban su condición.

Manifestó que al exponerle sus sospechas a sus hermanos éstos le admitieron su condición, pero dejaron que fuera ella misma quien se lo comunicara o hiciera saber como madre.

Sin dolor alguno, narró que en principio en principio su reacción fue de sorpresa y luego de muchos interrogatorios, tanto a Dahiany como a sus demás hijos.

En definitiva, dijo que terminó aceptando su condición y luego procedió a comunicar el caso a sus hermanos y hermanos, recibiendo el aliento de éstos y su decisión de entenderla y quererla como su sobrina, sin rechazo alguno, y agregó que igual hizo con sus compañeros de labores, incluidos algunos psicólogos que contribuyeron a fortalecer su amor de madre.

“Ella rechazaba los vestidos y tenía obsesión por los pantalones, por eso no quiso que le celebraron sus 15 años ni tampoco asistió a su graduación de bachiller”, por lo cual prefirió como regalo viajar a Estados Unidos.

En conclusión, hoy Daihany tiene 24 años y los celebrará prontamente, por lo que Ana Daysi dijo que irá a visitarla para la ocasión a Estados Unidos, donde reside junto a su pareja casada.

Daihany creció sin su padre, pues su madre se separó de éste y ella la crió sin él, cuya familia en su mayoría es evangélica y por concepción religiosa la rechazan, contrario a la familia de Ana Daysi, que le brinda amor, aceptación y respeto.

Ana Daysi no se considera una madre fracasada porque su hija Daihany tenga su preferencia u orientación sexual hacia otra mujer.

Enfoque psicológico
Después de la narrativa del caso Daihany por su madre Ana Daysi Díaz, quien también trabaja con personas afectada de VHS, gay y transgénero, su compañera de profesión Evelin Bueno Grullón destacó que una vez revelada la orientación sexual del hijo o la hija su vida es más tranquilidad, supera la subestimación, los rechazos de algunos y se hacen menos vulnerables a las enfermedades de transmisión sexual.

Además de que, según afirmaron sus colegas Alexandra García Payamps y Martha Pérez Mencía, se previenen y protegen más que mantener oculta su condición.

Evelin manifestó que a la vez las hormonas cerebrales y los neurotransmisores funcionan mejor y se evita la tendencia al suicidio que tienen las personas que se sienten discriminadas y rechazadas por los demás.

Recomendaciones
Al concluir el programa, las cuatro profesionales exhortaron a las familias con miembros con orientación sexual hacia otras de igual sexo a no enfocar el problema desde el punto de vista religioso, sino ayudarlos a que reciban tratamientos profesionales, amarlos y aceptarlos, ser tolerantes con ellos y respetarlos.

¿Que opinas sobre esto?